Memory Alpha
Advertisement
Memory Alpha
19 899
páginas

Siguiendo una corazonada, el Capitán Burnham sigue el rastro de Book hasta un viejo lugar de sus días de mensajero y se ve envuelto en una competición de alto riesgo por un arma poderosa.

Sumario:[]

Prólogo:[]

El Almirante de Flota Vance pide que cualquier nave disponible persiga a la nave de Booker, y exige saber cómo Tarka pudo poner sus manos en el prototipo del Motor de esporas, ya que se requería doble autorización para ello. Un Teniente informa que se concedieron dos autorizaciones, por Tarka... y por el propio Vance. Mientras el almirante lo asimila, se acerca la presidente Rillak, que no parece muy contenta.

Rillak pregunta tanto a Vance como al Capitán Burnham si habían visto venir tal movimiento; ambos responden que no, a lo que el Presidente pregunta entonces cómo no lo habían visto venir. Vance había apoyado personalmente a Tarka y le había dado rienda suelta, mientras que la relación de Burnham con Booker no era sólo profesional, sino personal. Aunque sabía que Booker había tenido problemas desde la pérdida de Kwejian, Burnham insiste en que no tenía ni idea de que Booker actuaría de esa manera. Rillak les recuerda entonces la importancia del impulsor de esporas en sus esfuerzos por alejarse del dilitio, así como la erosión de la confianza cuando se corra la voz de que ha sido robado; la misión de primer contacto que Burnham había defendido horas antes estaría en peligro. Burnham intenta explicar a Booker que está intentando evitar otro desastre como el de Kwejian, a lo que Rillak replica que ahora estaban intentando evitar algo peor. Pensando que puede ayudar a Booker a ver eso, Burnham se ofrece voluntaria para ayudar en la búsqueda, ya que sabe que Tarka necesita encontrar isolinio en el mercado negro para construir un arma isolítica, y las reparaciones primarias del USS Discovery están completas. Rillak, sin embargo, ve a Burnham demasiado cerca del problema, y se niega, antes de dirigirse a Vance. El almirante confirma que la Inteligencia de la Flota Estelar ha encontrado cuatro vendedores conocidos de isolinio, y está desplegando naves hacia esos lugares con órdenes de apresar a Booker y Tarka en el acto. Mientras tanto, Burnham recibe la orden de llevar al Discovery a recoger datos sobre la Especie Diez-C.

Mientras tanto, la nave de Booker vuela a través de la cáscara de un planeta muerto, evadiendo el alcance del escáner de la Flota Estelar. Tarka le pregunta a Booker cómo se sintió usando el motor de esporas, ya que él fue el primer "beta tester". Booker se muestra tajante, diciendo que funciona y que ayudará a detener la AMO, que es lo único que le importaba. Cuando le pregunta cuánto tiempo necesita para construir el arma, Tarka le asegura que estará terminada en 24 horas. Justo entonces, los canales de comunicación de Booker suenan; Burnham está intentando ponerse en contacto con él de nuevo. Booker también ve sus entradas en la lista de vigilancia de la Federación. Tarka le dice a Booker que era consciente de lo que Booker estaba renunciando por este esfuerzo. Booker cree que merecerá la pena, independientemente de la condena que deba cumplir más tarde; Tarka, sin embargo, confía en que si su plan funciona, serán héroes y Rillak estará bajo presión política para indultarles por su crimen. Tarka comienza a explicar que podrá proceder una vez que Booker le consiga algo de isolinio, lo que sorprende a Booker; había pensado que el científico tenía esa parte planeada, pero el plan de Tarka había dependido del apoyo de la Federación, algo que ya no tenía. El científico comenta con sarcasmo que los mensajeros supuestamente podrían encontrar cualquier cosa, mientras que Booker señala la dificultad de encontrar un elemento raro y peligroso y al mismo tiempo ser perseguido por la Flota Estelar. Sin embargo, Booker sabe de un vendedor que sería desconocido para la Flota Estelar, aunque les costaría. Tarka aplaude su iniciativa y le asegura que el coste no será un problema.

En su despacho a bordo de la Discovery, Burnham recibe la visita del Almirante Vance, quien le explica su primer encuentro con Tarka durante una conferencia diez años antes, hablando de nuevos sistemas de propulsión y de su capacidad para crearlos. Vance descubrió que creía que Tarka podía hacerlo, y aún lo creía. Pero ahora se preguntaba por qué Tarka actuaría de ese modo. Burnham sugiere que tal vez fue en respuesta a perder la votación del consejo, pero Vance, aunque reconoce que Tarka era egoísta, no está seguro de que esa fuera la razón. Ahora le preocupa tener que enviar a su familia lejos de nuevo, después de traerlos de vuelta, porque alguien que él trajo inició una guerra que la Federación no podía ganar, y Burnham le asegura que hará todo lo que esté en su mano para ayudarle a resolver la situación. El almirante continúa diciendo que tanto él como Burnham saben que Booker no utilizará vendedores conocidos para obtener isolinio. Burnham, reconociendo lo que Vance está insinuando, le recuerda que tanto él como la Presidente fueron claros en sus órdenes. Vance reconoce que tenía que presentar un frente unido con la Presidenta y que no la contradeciría públicamente. Al mismo tiempo, tomaría una página del libro de Rillak y "animaría" a Burnham, a quien considera una de las oficiales más creativas y hábiles de su servicio, a hacer lo que pudiera para detener a Booker y Tarka, dentro de los parámetros de su misión asignada. "Encuentre una manera, Capitán Burnham", concluye. "Eso también es una orden".

Acto Uno:[]

En el laboratorio de impulsores de esporas, Burnham se reúne con Saru y Stamets, informándoles de que el Presidente quiere que se reúnan con la Especie 10-C cuanto antes. Ambos ofrecen primero su apoyo a la capitana, añadiendo Stamets sus esperanzas por la seguridad de Booker. Stamets continúa explicando que los datos de más allá de la barrera galáctica eran limitados, pero señala que la órbita de las estrellas extragalácticas cercanas a las coordenadas proporcionadas por Zora indican una presencia gravitatoria significativa, pero para saber más necesitaban una confirmación visual. Stamets cede entonces la palabra a Zora, que ha encontrado información en los datos de la Esfera sobre una civilización con capacidad warp conocida como Stilph, justo dentro de la barrera, a treinta años luz de las coordenadas. Estaban lo suficientemente cerca y avanzados como para haber cartografiado la zona en sus estudios estelares estándar. Saru pregunta si los Stilph se han encontrado alguna vez con la Federación, y Zora le informa que no; sin embargo, han tenido encuentros con los Oriones en el pasado. En lugar de ir a través de los Oriones, Burnham cree que puede ponerse en contacto con un agente que conoce en Porathia. Mientras tanto, ordena a Stamets que continúe revisando los datos; Zora se ofrece voluntaria para hacerlo ella misma, ya que podría considerarse "más tedioso de lo que merece" su tiempo; Stamets, momentáneamente desorientado, acepta.

Caminando por los pasillos, Burnham le dice a Saru que tiene la intención de llevar a Owosekun con ella para comprobar las muestras, y que Discovery mantenga las distancias ya que la Federación no era precisamente bienvenida en Porathia. Saru pregunta a Burnham si el corredor está relacionado con sus días de mensajera con Booker, y si Rillak y Vance sabían que ella iba tras él. Burnham admite que Vance le ordenó extraoficialmente "matar dos pájaros de un tiro", y cree que Booker también irá a Porathia para obtener el isolinio. Le pregunta si Saru cree que está demasiado cerca; Saru confía en que ella es la única persona que podría convencer a Booker de corregir su camino, pero admite que no envidia su posición si se niega, y le dice que se mantenga a salvo por encima de todo.

Booker llega a Porathia y lleva a Tarka a la "Barcaza del Karma" de Haz Mazaro, explicándole que si Mazaro no tenía isolinio, él sabía quién lo tenía. También menciona que no se separaron en los mejores términos, y espera que Mazaro lo haya olvidado, porque "no parece un buen día para estar aquí". Mientras habla, uno de los guardias ordena a un ferengi que vacíe sus bolsillos. Mientras Tarka comenta sarcásticamente que se pregunta "dónde fueron a morir los imbéciles de la Cadena Esmeralda", Booker le advierte que Mazaro era "divertido, hasta que dejó de serlo", y que deje hablar a Booker; Tarka promete ser su "sombra". Booker se acerca a uno de los guardias y pide hablar con Haz, identificándose como "Luciérnaga". Haz aparece de repente y los conduce a la parte de atrás, donde revela su última venta de escáneres Devore (que Tarka, científico hasta el final, dice sarcásticamente que no podría elegir a un betazoide de una jaula Nieser). Mazaro se pregunta primero por la "sombra" de Booker, y luego por Burnham y su relación, que Booker le asegura que sigue siendo "asunto suyo". Booker pide isolinio, y saca varias barras de latinio; Tarka añade que tenía que ser puro, no cortado con samonio como el habitual. Mazaro coge el latinio, pero se niega a aceptar un trato, ya que aún había una vieja cuenta pendiente. Booker explica que intentó convencer a Ertel de que dejara de vender gusanos de trance porque era peligroso; Mazaro replica que no había sido peligroso hasta que Booker robó el cargamento de Ertel, lo que le costó a Mazaro su mejor cliente. Mientras hace señas a sus guardias para que los echen, Booker se ofrece a ayudarle con los contadores de cartas y otros tramposos de su casino. Mazaro confirma que no tenía ni idea de cuántos había, ya que su tecnología de detección no fue capaz de encontrarlos. Booker le propone un trato: Si le ayuda a descubrirlo, Mazaro puede quedarse con el latinio, y proporcionarles el isolinio. Mazaro acepta.

A bordo de su lanzadera, Burnham explica a Owosekun que el casino es una "zona muerta" por diseño, por lo que todas sus armas y otras tecnologías tendrán que ser revisadas en la puerta, y puede haber otras sorpresas que ella no conocía, antes de preguntar si había alguna pregunta. Owosekun sólo tiene una: Burnham era capaz de verificar las cartas estelares por sí misma, así que ¿por qué traerla? Burnham le cuenta que Saru le había explicado lo sucedido en la grieta subespacial, cómo Owosekun no se había retirado incluso después de que Saru se lo ordenara. Owosekun reconoce que se había pasado de la raya y se disculpó con Saru por ello, pero Burnham le asegura que ella también sabía lo que se sentía al querer hacer algo, cualquier cosa, y lo que se sentía cuando no podía. Justo entonces, el transbordador sale de warp, y lo que parece ser una enorme criatura marina se acerca a ellos. Se revela como un holograma, y la "Barcaza del Karma" aparece ante ellos.

Los dos oficiales de la Flota Estelar, aún en uniforme (menos los comunicadores y las armas), entran y Owosekun comenta el ambiente "amistoso" que se respira. Burnham es saludada por Mazaro, que la apodó "Gancho Derecho" (una historia para otro momento, explica a Owosekun), y menciona cómo se sintió en un túnel del tiempo ese día. Le pregunta si Burnham estaba allí como capitán de la Flota Estelar o como amiga. "Ambos", es la respuesta de Burnham mientras saca dos barras de latinio, explicando que estaba allí para estudios estelares extragalácticos del Stilph, que había tenido roces con los Oriones. Mazaro piensa que podría conocer a un Orion o dos con los datos, pero se pregunta por qué ella necesitaría información sobre las estrellas. Burnham entonces pregunta sobre el isolinio, y muestra el resto de su latinio; Mazaro comenta cómo los precios suben con múltiples postores, y ya había uno en juego... pero tal vez ella ya lo sabía. Burnham pregunta si el otro postor estaba allí, y Mazaro confirma que estaba "olfateando alimañas" para él. Mientras iba a buscar las cartas estelares de Burnham, la invita a ella y a Owosekun a tomar asiento en las mesas de juego. Después de que Mazaro se marche, Owosekun señala que Booker debe ser el otro postor; Burnham confirma que tenía una corazonada, pero no podía estar segura, y se ofrece a dejar que Owosekun vuelva a la lanzadera. Owosekun tranquiliza a su capitán asegurándole que está allí en todo momento, y que Burnham no podía haber visto lo que se avecinaba.

Mientras tanto, Tarka y Booker están mirando alrededor de la habitación, con Tarka dando una evaluación negativa sobre el juicio de Mazaro cuando se trataba de tecnología. Booker observa una serie de contadores de cartas, carteristas y otros tramposos, incluido uno que utiliza el parpadeo rítmico mientras mira fijamente la baraja. Tarka se marcha de su lado para investigar; cuando Booker se dispone a seguirle, es detenido por Burnham, que le lleva aparte para hablar. Ambos se dicen que no deberían estar allí, y Burnham trata de convencerle de que aquello en lo que Tarka le metió no merecía la pena, y se ganaría alguna gracia con la Federación si retiraba el isolinio del mercado y lo mantenía lejos de las manos de Tarka. Booker le dice que Tarka no le ha "empujado" a nada, que habían hecho el plan juntos; romper media docena de leyes de la Federación, en su opinión, valía la pena si impedía que la AMO matara a más gente. Burnham le advierte que si compra el isolinio, cruzará una línea de la que no podrá volver; Booker le recuerda que cuando se conocieron, él acababa de secuestrar la nave de alguien que llevaba un cargamento de especies en peligro de extinción, y le pregunta si estaba realmente sorprendida de su capacidad para cruzar líneas. Él le dice que se vaya, pero ella le responde que no puede; cuando él le pregunta qué hará entonces, ella responde que le detendrá.

Acto Dos:[]

Burnham regresa a donde están discutiendo Mazaro y Owosekun, y Mazaro le informa que tiene las muestras, pero que llevará tiempo. Burnham pregunta cuánto latinio quiere para sacar el isolinio del juego; Mazaro responde que será tres veces más de lo que ella tiene. Burnham está de acuerdo, sólo necesita acceso a un canal de comunicación. Pero Mazaro se niega, diciendo que si lo permite, la Flota Estelar vendrá en picado, especialmente cuando sepan que Booker está allí; ha estado monitorizando los canales de la Federación, y sabe que Booker y Tarka son hombres buscados. Burnham insiste en que Mazaro no puede venderle el isolinio a Booker, pero Mazaro dice que sí puede... a menos que Burnham lo compre primero. Mientras se va, Burnham se da cuenta de que tienen que ganar mucho más latinio, y rápido. Owosekun echa un vistazo al ring de lucha, y le dice a Burnham que tiene una idea, una que ella reconoce que es "un poco loca".

De vuelta a bordo del Discovery, Stamets entra en los aposentos que comparte con el Dr. Culber, encontrando al doctor limpiando furiosamente (y personalmente) todas las superficies de la habitación, y gritando a un DOT-23 que intenta hacer el trabajo, diciéndole que vuelva a su muelle. Stamets puede ver que Culber está estresado, y le pregunta si era por Booker. Culber cree que no hizo lo suficiente para ayudar a Booker, y que el Dr. Kovich le había advertido sobre agotarse y fallar a la gente. Stamets intenta tranquilizarle diciéndole que lo que Booker hizo no fue culpa suya, pero Culber se muestra inflexible: él era responsable del bienestar psicológico y emocional de todos en la nave, Booker incluido. Stamets señala que se trataba de una expectativa poco razonable. Culber no podía resolver los problemas de sus pacientes; tenía que ayudarles a encontrar sus propias respuestas. Stamets también tiene sus propias ansiedades: Tratar con la AMO, preguntarse cómo se estaba asentando Gray en Trill, la situación con Booker, y cómo manejó mal la situación con Zora. Aunque no eran iguales, Stamets cree que los problemas de ambos provienen de la incertidumbre, que admite que es aterradora... así que, deberían estar aterrorizados juntos. Stamets le recuerda cómo Kovich quería que se tomara tiempo para sí mismo, y menciona que el holodeck acaba de ser actualizada con la floración de Venabalia de Salata Mayor, así que sugiere que den un paseo por un campo lleno de flores. Culber admite que le gustaría, y se marcha con Stamets, mientras el DOT-23 vuelve al trabajo.

En la "Barcaza de Karma", Owosekun se prepara para enfrentarse a Ato Kurr en el ring de lucha, y al principio no le va bien contra el luchador, mucho más corpulento, pero sigue decidida. Mientras tanto, Booker le dice a Tarka que Burnham les ha encontrado (para sorpresa del doctor), y que probablemente intentará comprarles el isolinio. Mientras tanto, Tarka identifica al alienígena que Booker vio antes y admite a regañadientes que Booker tenía razón sobre el parpadeo. Sin embargo, mientras le ven marcharse, Booker le ve cambiar repentinamente a una forma de aspecto humano, y se da cuenta de que la "red" de tramposos es un anillo de uno solo: un Cambiante. Tarka le dice que mantenga los ojos abiertos, mientras él encuentra la forma de neutralizarlo. De vuelta en el ring de combate, Owosekun está algo desmejorada, y Burnham la anima a cortar por lo sano, no queriendo que la maten. Owosekun, sin embargo, insiste en continuar, a pesar del mayor tamaño de Kurr. Burnham decide finalmente apostar todo su latinio por Owosekun en un último combate. En el ring, Kurr se burla de Owosekun y le dice que alguien debería enseñarle a abandonar; Owosekun replica que alguien debería enseñarles modales a él y a su amigo. Cuando suena la campana, Owosekun se abre con un golpe bajo en la entrepierna de Kurr, le sujeta brevemente el cuello contra las cuerdas y finalmente lo tira a la lona, ganando el combate. Al ver esto, Booker insiste en que Tarka se apresure, pero Tarka responde que "no se puede apresurar al genio".

Mientras Burnham y Owosekun recogen sus ganancias, Kurr y su mánager intentan sacar tajada, alegando que les han timado. Owosekun aparta al representante y Kurr saca un cuchillo. Booker se apresura a ayudarle, lo que permite a Burnham noquearle con un gancho de derecha (que, según Owosekun, explica su apodo). Booker ve entonces al Cambiante y comenta que a él también le vendría bien una ayuda. Mientras Burnham y Booker intentan acorralarlo, éste se convierte en un tribble y se aleja rodando, antes de tomar otra forma humanoide - y entonces queda atrapado en un campo de fuerza cortesía de Tarka. Mientras Mazaro se teletransporta exigiendo saber qué estaba pasando, Burnham le dice que tiene el latinio que quería, y Booker añade que ha encontrado al tramposo. "Parece que tenemos un empate", concluye Mazaro.

Acto Tres:[]

Mientras Burnham y Booker discuten, Mazaro les interrumpe, revelando dos compradores más que pueden quitarle el isolinio de las manos, y se ofrece a resolver el asunto a la manera tradicional de los mensajeros: Un juego de Póquer Leoniano. Booker protesta, diciendo que tenían un trato. "Mi balsa, mis reglas", replica Mazaro. Después de un momento, Burnham acepta, e inmediatamente Booker también. Mazaro establece las reglas: Se queda con su latinio, el ganador obtiene el isolinio, el resto no recibe nada, y cualquiera que actúe "como un Armus" será arrojado al Océano Porathian con "zapatos lastrados", y pregunta si hay alguna pregunta. Burnham tiene una: Dado lo que está en juego, ¿podrían verificar primero la pureza del producto? Mazaro accede, llevando primero a los dos nuevos contendientes a la parte de atrás. Burnham y Booker los reconocen como Mat'Trub y Zakari, afiliados de la Cadena Esmeralda, con la esperanza de reemplazar a la difunta Osyraa. Burnham sabe que ella y Booker no están de acuerdo en muchas cosas por el momento, pero sí en que ellos no pueden conseguir el isolinio. Booker responde que no tiene intención de perderlo ante ellos... o ante Burnham, para el caso. Burnham admite que él es mejor que ella en el póquer Leoniano, pero le recuerda su tiempo en la Colonia Schaefer, y cómo las probabilidades podrían modificarse si trabajaran juntos. Mazaro llama para la siguiente inspección, y Burnham es capaz de ver de inmediato que se trataba de isolinio puro. Mazaro le dice que no está seguro de lo que ocurre entre ella y Booker, pero que espera que su relación siga funcionando.

A medida que el juego avanza, Burnham se vuelve bastante habladora, mencionando que Booker tiene un tic delator, frotarse la oreja cuando tiene una buena mano; también menciona un juego en la colonia Schaefer, cómo alguien lo apostó todo a un nuevo vestuario sólo para salir con "la ropa nueva del Emperador", como ella dice... no es que nadie se quejara, añade. Mientras tanto, Booker y Burnham se comunican en código silencioso y consiguen eliminar primero a Mat'Trub. Observando al margen, Owosekun advierte a Tarka de cómo Booker y Burnham formaban un buen equipo. Tarka le pregunta qué piensa de lo que Booker y él están haciendo, asumiendo que ella "seguiría la línea de la compañía". Owosekun entiende por qué pensaron que ese sería el camino a seguir, pero cree que alguien que asume ese tipo de riesgo y espera que no se vuelva en su contra requeriría "un ego muy grande". Le pregunta por qué él, el "genio predilecto de la Federación", tiraría por la borda su carrera; Tarka responde que no le importaba lo que la Federación pensara de él. Owosekun le presiona, preguntándole si se trata de alguien que murió, si es una especie de venganza... o (sin que ella lo sepa, correctamente) adivinando que estaba cumpliendo una promesa a alguien que ya no estaba. De repente, Tarka dice que le estaba "aburriendo" y le dice que se ponga en otro sitio. Owosekun le dice que ella sabe lo que es perder a alguien. Tarka le dice finalmente que hay distintos grados de pérdida, y que si ella pudiera sentir el peso de la suya, aunque sólo fuera por un momento fugaz, "reconsideraría cuánta elección tiene uno con respecto a lo que sale de ella".

Justo entonces, un fuerte golpe en la mesa devuelve su atención al juego: Zakari ha sido eliminado, dejando ahora sólo entre Booker y Burnham. Mientras Mazaro reparte el mazo, Burnham advierte que si Booker gana el isolinio, incinerará todos los puentes que haya construido. Booker pregunta si eso significa también el que hay entre ellos; Burnham confirma que no le dejaría elección, porque la Flota Estelar iría a por él con todo lo que tuvieran, y ella sería una de las herramientas que utilizarían. Ella le suplica que ponga fin a la relación y Booker parece estar de acuerdo... y apuesta todas sus fichas. Burnham hace lo mismo, y da vuelta sus cartas, mostrando una escalera. Booker, sin embargo, tiene un color, ganando el juego y el isolinio. Booker se disculpa con Burnham y se va.

Acto Cuatro:[]

De vuelta en su nave, Booker se queda mirando una proyección de la AMO. Tarka reconoce que el sacrificio siempre fue pesado, y aunque hacerlo por las razones correctas debería ayudar, nunca lo hizo. Cree que Burnham y los demás lo entenderán con el tiempo, y Booker piensa que es posible, pero que lo peor sería que el sacrificio fuera en vano, por lo que deberían continuar con lo que tenían planeado hacer: acabar con lA AMO, de una vez por todas.

De vuelta en el Cuartel General de la Flota Estelar, una Rillak algo molesta expresa que entiende que Burnham estaba recopilando datos para el primer contacto, nada más. Burnham confirma que estaba allí para obtener un raro conjunto de estudios estelares que arrojarían algo de luz sobre lo que nos esperaba en las coordenadas proporcionadas, que estaban siendo analizadas en ese momento. También admite que tenía la esperanza de encontrarse con Booker. Rillak expresa su admiración por la capacidad de Burnham para navegar por una laguna, y se pregunta si tuvo ayuda para hacerlo (esto con una mirada a Vance), pero le preocupaba que no hubiera encontrado una manera de hacer que esa laguna contara, y traer a Booker y Tarka. Vance defiende su decisión, diciendo que ella estaba operando fuera del territorio de la Federación y no tenía autoridad, pero Rillak señala que Burnham literalmente apostó todo y perdió. Sin embargo, Burnham ofrece una corrección: Sabiendo que perdería ante la superior habilidad de Booker en el póquer Leoniano, colocó un rastreador en el isolinio, similar al usado para rastrear los cargamentos de dilitio... un rastreador que podía ser detectado a múltiples sectores de distancia. Ella trae una proyección, mostrando la ubicación exacta de la nave de Booker. Vance nota que la nave no se mueve, y Burnham sabe que es porque Tarka está ensamblando el arma. Vance se da cuenta de que sólo tendrán una oportunidad para cogerlos desprevenidos, y se prepara para comenzar a planificar la misión cuando Saru interviene, diciendo que Stamets ha descubierto algo que no puede esperar.

Stamets muestra una proyección de lo encontrado en las coordenadas, mostrando que las capacidades tecnológicas de la Especie Diez-C están más allá de sus suposiciones más descabelladas. Rillak se pregunta cómo puede determinar esto, ya que sólo le parece una "mancha". Saru explica que los cuerpos astrofísicos naturales proyectan radiación de cuerpo negro, pero este objeto no, lo que significa que era artificial. Stamets añade que el objeto en cuestión tiene 228 millones de kilómetros de radio, lo que Vance reconoce como lo suficientemente grande como para contener una estrella anfitriona y dos o tres cuerpos en órbita. Burnham pregunta si hay señales procedentes del objeto, y Stamets informa de que no había ninguna que pudieran registrar. Especula que se trata de un hipercampo de algún tipo que actúa como una jaula de Faraday, bloqueando cualquier posibilidad de ver el interior. Burnham sabe que esto requeriría una cantidad astronómica de energía, y le pide a Zora que examine las zonas del espacio que quedaron después de que el AMO cambiara de ubicación. Explica que los gases y elementos restantes deberían estar dentro de los parámetros conocidos, pero ¿y si faltara algo específico, como la boronita? Saru explica a Rillak que la boronita se encuentra de forma natural en cantidades infinitesimales, pero que en cantidades suficientes podría sintetizarse para hacer algo mucho más potente. La Presidente pregunta si, como resultado, habría suficiente energía para el hipercampo. "Y algo más", confirma Burnham. Zora confirma que no había rastros de boronita en ninguno de los lugares visitados por el AMO. Burnham se da cuenta de que el AMO no es un arma, sino una draga minera, que recoge boronita de los planetas. Vance ve el problema: si el AMO sólo se utilizaba para la minería, ¿cómo serían las armas reales de la Especie Diez-C? Y si su fuente de energía fuera interrumpida, añade Rillak, es casi seguro que lo verían como un acto hostil. Ella deja claro que Booker y Tarka deben ser detenidos, cueste lo que cueste. "Lo sé", reconoce Burnham con tristeza, dándose cuenta de que lo que estaba en juego ahora era mucho mayor...

Notas de Producción:[]

En el Mundo[]

  • Latinoamérica: Agotado
  • España:
  • Italia:
  • Alemania:
  • Francia:
  • Brasil:
  • Japón:
  • Rusia:

Historia y Guión:[]

  • "All In" es un término de apuestas que significa poner todos los fondos disponibles en una apuesta, lo que encaja con la ambientación de casino del episodio.

Casting y Personajes:[]

Continuidad y Datos de Interés:[]

  • Este episodio marca la primera aparición de un Cambiante desde DS9: "What You Leave Behind". Sin embargo, una representación holográfica de un Cambiante (Odo) fue vista en PRO: "Kobayashi". El Cambiante adopta varias apariencias diferentes, incluyendo un tribble, un Xindi-Insectoide, y la forma humanoide más comúnmente asumida por Odo y la Mujer Fundadora.
  • Las cartas utilizadas en la partida de Póquer Leoniano representan a varias especies alienígenas, incluyendo a un Arcadiano y a un miembro de la especie de Natalia como reinas y a un Cardassiano como rey.

Créditos[]

Estrellas Invitadas:[]

Co-Protagonizan:[]

No Acreditados:[]

Historia y Guión:[]

Dirigida por:[]

Música:[]

Referencias:[]

Cartografía:[]

Razas:[]

Otras Referencias:[]

Enlaces Externos[]

Notas al Pie[]

(1) Las fechas de emisión y rating/ranking corresponden a Estados Unidos

Episodio Anterior: Star Trek: Discovery Episodio Siguiente:
...But to Connect Cuarta Temporada Rubicon
Advertisement