Aradar es un kelpiano que vivió a mediados del siglo XXIII y que fue el padre de Saru y Siranna.

Como sacerdote, Aradar era estricto en su fe para mantener el Gran Equilibrio de Kaminar y hacer cumplir los deseos del Ojo Vigilante. Se sintió ligeramente frustrado con Saru cuando este intentó cuestionar el razonamiento detrás de ciertas creencias, pero confiaba en él para cumplir sus instrucciones, como destruir un artefacto de una nave ba'ul que había quedado abandonado. En el cumplimiento de sus deberes, a menudo dirigía oraciones y ceremonias, incluida la cosecha.

En 2239, pocas semanas después de pedir a Saru que se deshiciera del artefacto ba'ul, sus hijos Saru y Siranna salieron a mirar las estrellas. Después de que Saru pidiera a Siranna que regresara a casa, sin que lo supiera su padre, Saru estableció el primer contacto con la teniente Philippa Georgiou de la Federación Unida de Planetas, abandonando Kaminar, con pocas probabilidades de regresar. (ST: "The Brightest Star")

No mucho después de que Saru dejase Kaminar, Aradar sufrió el vahar'ai y se sacrificó por el pueblo ante los ba'ul. Después de su muerte, Siranna siguió sus pasos al convertirse en la sacerdotisa de la aldea. Tras conocer la verdad sobre el Gran Equilibrio, Saru lo describió como un colaborador involuntario que imponía el control de los ba'ul sobre los kelpianos. (DIS: "The Sound of Thunder")

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-NC a menos que se indique lo contrario.