Operación Retorno era el nombre en clave de la contraofensiva combinada de las flotas de la Fuerza de Defensa de los Klingon y la Flota Estelar contra las fuerzas militares Jem'Hadar y Cardassianas en el sector bajorano, lanzada a mediados de 2374, con el objetivo específico de recuperar la estación Deep Space 9 y volver a reestrablecer el control sobre el agujero de gusano bajorano.

A pesar de estar peligrosamente cerca de la derrota, la flota de la Federación, superada en número, fue salvada de la destrucción por un Fuerza de Tareas retrasado de buques de guerra Klingon, lo que resultó en el colapso de las líneas del Dominio y su posterior retirada. La recuperación de la Deep Space 9 demostró ser una victoria importante para la Federación Alianza, lo que permitió a la Flota Estelar restablecer su base de operaciones avanzada para las operaciones en el espacio cardassiano y retrasó temporalmente las operaciones ofensivas del Dominio.

Aunque la operación fue un exito estratégico enorme, en realidad, fue toda una victoria pírrica para la Flota Estelar, pués pese a que la Alianza lograria evitar la llegada de las fuerzas del Dominio, supuso tambien la perdida de una cantidad no menor a la mitad de las enviadas al combate por la Flota Estelar, la cual sufrio fuertemente por las batallas a corta distancia que le causaron enormes y costosas bajas en sus naves principales, además de que posiblemente, un número igual de alto de naves serian dañadas de forma grave, tal véz algunas nunca volviendo a combatir luego del enfrentamiento.

Preludio[editar | editar código]

En los primeros meses de la guerra, la Federación sufrió una serie casi ininterrumpida de derrotas a manos de los Jem'Hadar, y mostró poca o casí nula capacidad para detener y hacer retroceder la ofensiva total del Dominio. Además, los pocos intentos de la Flota Estelar de montar contraofensivas, como el ataque de la Séptima Flota al sistema Tyra, se encontraron con pérdidas abrumadoras. De las 112 naves de la Séptima Flota involucradas en la batalla, solo 14 sobrevivieron a la pelea en Tyra y regresaron a las líneas de la Federación. La Federación y sus aliados klingon indudablemente estaban perdiendo la guerra.

El estado de Deep Space 9 y el agujero de gusano bajorano siguió siendo la única nota positiva para los aliados. El campo de minas automatizado autorreplicante desplegado por el USS Defiant justo antes de la captura de DS9 en 2373 permaneció intacto y demostró ser resistente a los intentos de los cardassianos de destruirlo; esto impidió que los refuerzos de Jem'Hadar entraran en el Cuadrante Alfa y se unieran al conflicto. Además, el sabotaje masivo infligido a DS9 cuando la Federación se retiró aseguró que la propia estación, conocida nuevamente con su antiguo nombre cardassiano de Terok Nor, permaneciera vulnerable al ataque durante varios meses mientras los cardassianos realizaban reparaciones.

Para el quinto mes de lucha, tanto la Federación como los comandantes de flota klingon se enfrentaban a una crisis: aparte de la victoria inicial en Torros III, (DS9: "Llamado a las armas") los aliados no habían ganado un solo combate importante sin sufrir grandes pérdidas. . La moral entre ambas flotas estaba en su punto más bajo, lo que representaba un problema grave para muchos comandantes de unidad. En particular, la sucesión repetitiva e improductiva de avances y retrocesos con poca ganancia material fue irritante para muchos veteranos experimentados de las guerras cardassianas.

Los cardassianos no estuvieron ociosos en Terok Nor durante este período; Glinn Damar, ayudante de Gul Dukat, estaba a cargo de la operación para desactivar y destruir el campo minado. Aunque el equipo de Damar tuvo poco éxito en limpiar el agujero de gusano, se consideró solo una cuestión de tiempo antes de que se encontrara un medio para destruir todas las minas.

El plan[editar | editar código]

A la luz de la situación, el capitán Benjamin Sisko, comandante de Deep Space 9 antes de su captura y luego ayudante del almirante William Ross, propuso un plan para que los aliados lanzaran una gran ofensiva con el objetivo de recapturar la estación y volver a asegurar el agujero de gusano. y obligando al Dominio a desviar tropas de otros escenarios de acción más cercanos a los mundos de origen de la Federación.

En el plan presentado al Comando de la Flota Estelar, Sisko propuso reunir un grupo de trabajo compuesto por elementos de la Segunda, Quinta y Novena flotas y reforzado por un gran contingente de buques de guerra Klingon. Lanzando desde la Base Estelar 375, la flota avanzaría a través del sector bajorano y montaría un asalto para recuperar Deep Space 9 de manos del Dominio.

Sin embargo, muchos altos funcionarios de las jerarquías de la Federación y Klingon tuvieron graves problemas con este plan. Los planes de Sisko requerían que una gran cantidad de barcos se desviaran de varios escenarios de combate cruciales, incluida la frontera de Vulcano. Se esperaba que el Dominio desviaría un número suficiente de naves para contrarrestar el avance de la Federación hacia DS9, lo que aliviaría la presión sobre las fuerzas restantes y ralentizaría el avance del Dominio en territorio de la Federación, pero el Almirante Cobum se opuso a la estrategia, temiendo que el Dominio pudiera optar por sacrificar Deep Space 9 a favor de lanzar un ataque a gran escala en la Tierra. Con las fuerzas de Sisko avanzando hacia Bajor, los refuerzos serían imposibles dentro de un límite de tiempo aceptable. Ross les informó que la Tercera Flota protegería la Tierra, pero Cobum aún no estaba convencido.

Al final, Sisko convenció al Comando de la Flota Estelar de que el Dominio no lanzaría una nueva ofensiva contra la Tierra. Argumentando que no era la clave del Cuadrante Alfa, y que el agujero de gusano sí, Sisko señaló que quienquiera que controlara Deep Space 9 controlaría el agujero de gusano. Si la Federación y los Klingons tuvieran el control de Deep Space 9, entonces la línea de suministro potencial del Dominio a sus territorios de origen en el Cuadrante Gamma se cortaría. Sin embargo, el canciller Gowron no quedó convencido y se negó a liberar ningún buque de guerra. En respuesta, el general Martok y el teniente comandante Worf partieron hacia Qo'nos para consultas privadas con Gowron, con la esperanza de convencerlo de que ayudara en el asalto. Aunque Gowron finalmente accedió a apoyar la ofensiva, su retraso resultó crítico para el momento y el resultado de la batalla.

La resistancia[editar | editar código]

Una célula de resistencia anti-Dominio en la estación se formó alrededor de la Mayor Kira Nerys, quien inició la célula después de que Vedek Yassim se suicidara en protesta contra el Dominio en el paseo, lo que llevó a Kira a sentir que era demasiado complaciente ante la ocupación del Dominio del estación. Los miembros iniciales del grupo fueron Kira, Odo, Jake Sisko, Rom, Leeta, Quark y de forma periférica Morn. (DS9: "Rocks and Shoals") Su primer acto de desafío fue la toma de un memorando secreto de Damar que sugería que el Dominio envenenaba las últimas existencias de ketracel-white si no se podían conseguir nuevos suministros. Rom robó el memorando y lo colocó frente al cuartel de Jem'Hadar.

Rom también trató de sabotear el conjunto de deflectores de la estación, que se usaría para desactivar el campo minado, pero fue capturado y condenado a muerte. El propio Rom esperaba ser asesinado poco después de que Dukat pronunciara un discurso de victoria sobre la exitosa destrucción del campo minado. (DS9: "Detrás de las líneas")

Lanzamiento apresurado[editar | editar código]

Cinco días antes del lanzamiento planeado de la ofensiva, llegaron noticias alarmantes a la Base Estelar 375: los cardassianos finalmente habían ideado un método práctico para destruir el campo minado. Con base en información sacada de contrabando de Terok Nor por la resistencia que opera a bordo de la estación, y transmitida por el comerciante independiente Morn, los aliados descubrieron que un emisor de antigravitón avanzado estaba en proceso de desactivar cada mina individualmente. El proceso se completaría en tres días, momento en el que los refuerzos de Jem'Hadar serían libres de pasar por el agujero de gusano, lo que significaba una derrota total tanto para la Federación como para el Imperio Klingon.

Desafortunadamente, la flota aún no estaba completamente ensamblada; la Novena Flota no llegaría a tiempo, y los klingon no habían recibido ninguna indicación de apoyo. Con el tiempo corriendo, Starfleet no vio más remedio que desplegar las naves ya ensambladas y montar un asalto directo en Deep Space 9, con la esperanza de destruir el emisor anti-gravitón y mantener intacto el campo de minas.

Sin embargo, la inteligencia del Dominio no estuvo inactiva durante este tiempo. Gul Dukat fue informado de la retirada y el redespliegue de dos grandes flotas y dedujo correctamente el objetivo de la flota. Ordenó que los buques de guerra Jem'Hadar y Cardassian fueran desviados para enfrentar el ataque entrante. Si bien Dukat anticipó grandes pérdidas por luchar contra la desesperada flota de la Federación, Weyoun le aseguró que cualquier pérdida sería fácilmente reemplazada por las fuerzas de espera en el Cuadrante Gamma.

Cuando la fuerza de la Flota Estelar se acercó al sistema bajorano, se enfrentaron a una formación masiva de 1254 naves enemigas, superando en número a la flota de la Federación en aproximadamente 2: 1. Al encontrar su avance bloqueado, Sisko ordenó a la flota que entrara en la formación Delta Dos en preparación para el ataque, luego dijo lo siguiente: "Hay un viejo refrán, La fortuna favorece a los valientes". "Bueno, supongo que estamos a punto de averiguarlo".

Batalla[editar | editar código]

Cazas de Ataque de la Federación lanza su ataque sobre la Flota del Dominio.jpg

La flota del Dominio, sin duda, tenía el tiempo de su lado. Con el campo minado alrededor del agujero de gusano que se destruirá en ocho horas, Gul Dukat decidió esperar el momento oportuno y establecer un bloqueo estático que impedía el avance de la Federación. Starfleet quedó en desventaja al verse obligada a tomar la ofensiva contra un enemigo bien preparado mientras buscaba un acercamiento directo a Deep Space 9.

Al intentar encontrar una grieta en la pared de los barcos enemigos que se enfrentaban a él, el Capitán Sisko, al mando de la flota del USS Defiant, retuvo sus alas de crucero y clase-Galaxy, y en su lugar ordenó a los cazas de ataque que exploraran las líneas del frente cardassianas. Se ordenó a los pilotos de caza que ignoraran las naves Jem'Hadar a favor de atacar las naves cardassianas con fuego de phaser pulsado, y luego romper y soltar; Sisko esperaba provocar a los cardassianos para que los persiguieran y abrieran un agujero en la formación que la Flota pudiera explotar.

Gul Dukat, al mando de la flota de Terok Nor, reconoció la estrategia de Sisko casi de inmediato. Al ordenar estrictamente a sus comandantes que mantuvieran la posición, Dukat observó pacientemente cómo su flota realizaba ocho oleadas de disparos contra sus destructores clase Galor. Sin embargo, después de aproximadamente tres horas de bombardeos de enfrentamiento y ataques de golpe y desvanecimiento, Dukat decidió jugar con Sisko y romper deliberadamente el punto muerto. Ordenó a seis escuadrones de cazas de ataque que rompieran la formación y persiguieran a los cazas de la Federación, abrió cuidadosamente un agujero en sus líneas, con un gran contingente de destructores esperando para flanquear y atrapar a las fuerzas de Sisko mientras avanzaban para aprovechar la brecha.

Las naves USS Sitak y USS Majestic son destruidas por disparos enemigos

Como Dukat también había reconocido su estrategia, el Capitán Sisko también vio de inmediato la naturaleza de la trampa. Sin embargo, debido a que el tiempo era críticamente escaso, Sisko decidió seguirle el juego a Dukat y morder el anzuelo. Detallando dos Galaxy-wings para atacar a los Galors, Sisko ordenó al resto de la flota que lanzara un ataque a gran escala en el centro del Dominion y atravesara el bloqueo. "Cualquiera que pase", dijo Sisko, "no se detengan hasta llegar a Deep Space 9."

En este punto, la batalla degeneró rápidamente en un cuerpo a cuerpo cuando las naves de la Flota Estelar se acercaron a quemarropa con las fuerzas del Dominio. Con los naves tan dispersos entre la flota del Dominio, la coordinación entre naves se volvió más difícil. Cuando las naves del Dominio comenzaron a interferir en las frecuencias de comunicación, cortando el contacto de las naves espaciales entre sí, el combate cuerpo a cuerpo se disolvió en un total todos para contra todos, con cada nave luchando prácticamente por su cuenta, o como mucho en dos o tres.

Para Starfleet, rápidamente se estaba convirtiendo en una batalla perdida. Incapaz de concentrar su ataque en puntos específicos de la flota enemiga, la potencia de fuego superior del Dominio fue desgastando gradualmente las naves de la Flota Estelar más rápidas pero menos poderosas. Muchas de las naves estelares más antiguas de las clases Excelsior y Miranda se perdieron en esta fase de la batalla, abrumadas por el fuego entrante de todos los lados.

La flota klingon se une a la Operación Retorno.

Después de casi dos horas de combate sostenido a corta distancia, la batalla fue casi desesperada, con el Defiant al borde de la destrucción, cuando una gran fuerza de naves de guerra Klingon se deshizo y se estrelló contra el flanco de estribor del Dominion. El general Martok y el comandante Worf finalmente habían convencido al canciller Gowron para que prestara su apoyo. La potencia de fuego adicional de los cruceros de ataque clase Vor'cha y las venerables aves de presa finalmente inclinó la balanza a favor de los aliados. Muchas naves del Dominio fueron destruidas durante el ataque de flanco de Martok, abriendo un agujero en las líneas del Dominio. Debido a esto, el Defiant logró pasar una formación de cruceros de ataque Jem'Hadar y escapar del campo de batalla, acelerando hacia Deep Space 9 a máxima deformación.

Gul Dukat decidió no ordenar una persecución del Defiant, confiando en cambio en las defensas de la estación para destruir la nave a medida que se acercaba. Mientras tanto, las líneas del Dominio comenzaban a desmoronarse cuando las fuerzas Klingon las flanqueaban. Dukat decidió que sus fuerzas continuaran luchando, anticipando la destrucción del campo de minas y la inminente llegada de varios miles de buques de guerra Jem'Hadar. Creía que cualquier barco perdido en la batalla sería compensado por la llegada de esos barcos de guerra.

Después del intento de Rom de sabotear el conjunto de deflectores, Damar arrestó a todo el grupo de resistencia, excepto Quark, y los puso en el calabozo de la estación. Finalmente, Quark y Tora Ziyal liberaron al grupo del calabozo de la estación. Justo después de su liberación, Kira y Rom estaban en un tiroteo hacia el área de control de armas de la estación. Cuando los Jem'Hadar los inmovilizaron, Odo y un equipo de seguridad bajorano los ayudaron.

Cuando se desactivó la unidad de autorreplicación de la última mina, Terok Nor inmediatamente destruyó el campo minado, eliminando el único impedimento para la victoria final del Dominio en una espectacular explosión, unos segundos antes de que llegara la Defiant. Prácticamente sin opciones, el Capitán Sisko ordenó a la Defiant que entrara en el agujero de gusano para enfrentarse a las fuerzas enemigas entrantes y desesperada. En la estación, Rom había desactivado los sistemas de armas, aunque en cuestión de segundos era demasiado tarde para detener la destrucción del campo minado.

En el agujero de gusano, sin embargo, ocurrió un giro increíble de los acontecimientos, uno que podría considerarse nada menos que un milagro. Los profetas bajoranos, los habitantes del agujero de gusano, hablaron con el capitán Sisko, su emisario. Aunque enigmáticos, los Profetas indicaron que no deseaban que Sisko sacrificara su vida. Argumentando que la flota del Dominio que se acercaba constituía una amenaza para Bajor, cuya gente los adoraba como dioses, Sisko convenció a los seres no corporales de que intervinieran, aunque según los Profetas se exigiría una penitencia a Sisko en el futuro. Momentos después, cuando la Defiant y la flota del Dominio se preparaban para abrirse fuego entre sí, todas las 2800 naves del Dominio simplemente desaparecieron.

Cuando el Defiant salió solo del agujero de gusano, los líderes del Dominio se sintieron primero perplejos y luego alarmados. Sus puestos de vigilancia en el Cuadrante Gamma confirmaron que la flota había entrado en el agujero de gusano, pero no había señales de que salieran ni señales de que todavía estuvieran en el agujero de gusano. Para el Dominio y los cardassianos, parecía que la única nave de la Flota Estelar había aniquilado de alguna manera a toda su armada.

Las malas noticias solo empeoraron para el Dominio cuando, de regreso en la zona de batalla principal, un grupo de 200 barcos aliados atravesaron las líneas del Dominio y se dirigieron hacia la estación, mientras que el Defiant abrió fuego. Aturdida por el repentino giro de los acontecimientos e incapaz de disparar incluso contra la Defiant debido al sabotaje demasiado tardío de Rom antes, la Cambiante Femenina ordenó la evacuación de la estación y la retirada de todas las fuerzas del Dominio en el Cuadrante Alfa hacia territorio cardassiano. Dukat en un shock casi cataclísmico por la reversión imposible, recibió más golpes cuando su hija medio bajorana, Tora Ziyal, confesó que había liberado a los miembros de la resistencia de sus celdas de detención y luego los había ayudado a sabotear la estación. Esta confesión llevó a que Damar le disparara como traidora. Devastado, Dukat se quedó en la estación con su hija moribunda, en el proceso de un colapso mental total.

Con la estación perdida, las fuerzas restantes del Dominio en la zona de batalla se retiraron por completo de regreso al espacio cardassiano, llevando la batalla a una rápida conclusión.

Consecuencias[editar | editar código]

No se puede subestimar la importancia de la Operación Retorno para el resultado de la guerra. Si el Dominio hubiera establecido una línea de suministro confiable a través del agujero de gusano bajorano, habrían tenido una base industrial segura desde la cual enviar una enorme cantidad de naves de guerra y Jem'Hadar que estaba prácticamente garantizado para abrumar a la Federación Alianza.

La batalla en sí fue un gran éxito estratégico y moral para la Alianza, ya que ahora tenían el control sobre el agujero de gusano y los refuerzos del Dominio del Cuadrante Gamma se cortaron indefinidamente; el agujero de gusano bajorano permanecería cerrado al tráfico del Dominio durante el resto de la guerra. El Dominio, representado por Weyoun y Damar, en realidad se comprometió en conversaciones de paz después de esta derrota, aunque esas conversaciones estaban destinadas en última instancia a recuperar un sistema estelar necesario para la producción de ketracel-white. Poco después de esto, el Dominio se recuperó y lanzó nuevas ofensivas en territorio de la Federación, atacando mundos como Coridan, Benzar y Betazed.

Como resultado de los eventos durante la retirada del Dominio de la estación, Damar se convirtió en líder de la Unión Cardassiana, reemplazando a Dukat. A lo largo de 2374 y 2375, Damar se sintió cada vez más frustrado con la política del Dominio, finalmente comenzó la Rebelión Cardassiana y finalmente aseguró la victoria de la Federación Alianza en la Batalla de Cardassia. (DS9: "Probabilidades estadísticas", "Un pequeño barco", "A la luz de la luna pálida", "Lo que dejas atrás")

Por su papel crucial en la conducción del ataque, Benjamin Sisko recibió la Medalla al Valor Christopher Pike. (DS9: "Lágrimas de los profetas")

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-NC a menos que se indique lo contrario.