La reaccion materia-antimateria es determinada por la simetría de las partículas que colisionan.

Reacción[editar | editar código]

Controlar la reacción de la colisión y de la emisión de energía, es la base de la tecnología warp.

La materia y su imagen simétrica, la antimateria, son expresiones de energía resultado del enfriamiento del universo.

El espacio está constatemente en proceso de cambio, siendo el espacio electromagnético una parte del espectro espacial en la franja de mayor probabilidad de interacción con la materia.

La materia es la expresión de distintos campos, todos ellos integrados en un supercampo. Estos campos ofrecen un area operacional, que para poder manipularla, hay que desensamblar y redistribuir con la tecnología adecuada.

El choque de materia-antimateria, cancela los campos de reclusión, disipando ambas partículas en el frio espacio. La manipulación de esa emisión, permite recrear conceptos subespaciales tales como el campo warp.

La ecuacion, indicaría el potencial de energía disponible para un uso consumista. Por el contrario, la manipulación warp, no consume, sino que redistribuye en base a matrices de replicación.

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-NC a menos que se indique lo contrario.