Memory Alpha
Advertisement
Memory Alpha
19 899
páginas

El USS Enterprise queda varado en una nebulosa que alberga una conciencia alienígena que atrapa a la tripulación en un cuento de hadas.

Sumario:[]

Prólogo:[]

"Bitácora personal del oficial médico jefe, fecha estelar 2341.6. El USS Enterprise está llevando a cabo un estudio rutinario de la Nebulosa Jonisiana. No hay mucho que hacer en la enfermería, así que he continuado mi propia investigación. El estado del paciente no ha mejorado. Los meses se han convertido en días y han pasado a ser horas. Cada minuto se ha convertido en un valor incalculable. Le queda muy poco tiempo".

En su despacho cerrado, el Dr. M'Benga realiza exploraciones a su hija Rukiya, que le ruega que le siga leyendo un cuento. Él le dice que ya es hora de que vuelva a entrar en el buffer de patrones, pero ella le suplica que le lea. Él cede y coge el libro de cuentos -"El Reino Eliseo", de Benny Russell- y empieza a leer donde lo dejó, contando las batallas del rey Ridley con la reina Neve y la traición del chambelán de la corte de Ridley, Sir Amand Rauth. El único aliado que tenía Ridley era la princesa Thalia, cuyo reino había caído en manos de las fuerzas de Neve. Cuando el doctor llega al punto en el que las fuerzas del rey Ridley, superadas en número, están a punto de entrar en combate, Rukiya interrumpe diciendo que odia esa parte. M'Benga le recuerda que ella quería que leyera la historia, pero Rukiya a menudo desea un final diferente, en el que la Cazadora y Sir Adya unieran sus fuerzas para rescatar al Rey. Aunque sabe que no fue así como terminó la historia, y que Ridley tendría que elegir entre quedarse con su gran arma, la Piedra de Mercurio, o salvar a la princesa Thalia, a menudo deseaba un final diferente. M'Benga se queda pensativa por un momento, antes de decir que algún día, cuando sea mayor, podría escribir sus propias historias y elegir su propio final... pero primero, tenía que mejorar. Ella le pregunta si puede ver sus aposentos cuando esté mejor, y él le promete que la llevará a ver toda la nave.

Después de poner a Rukiya de nuevo en el buffer, M'Benga vuelve a trabajar en una variedad de compuestos químicos, tratando de idear un tratamiento para su hija. Pero al probar uno de esos compuestos, éste produce una violenta reacción; el computador de la enfermería detecta la presencia del químico 3-QND y pone en cuarentena el contenedor de pruebas con un campo de fuerza. Más tarde, se queda de pie, mirando sus diversos productos químicos, cuando Una entra, preguntando por qué una tripulación de la lanzadera que había regresado varias horas antes no había sido aún autorizada para el servicio activo. M'Benga se disculpa diciendo que se ha perdido en su investigación. Una sabe lo que está investigando y le pregunta si se ha acercado. M'Benga admite que no lo ha hecho y que, de hecho, el último intento le explotó en la cara. Una cree que M'Benga se está esforzando demasiado, pero al doctor le preocupa que Rukiya haya vivido en un buffer transportador durante demasiado tiempo, más de lo que preveía... y aun así, su tiempo se estaba agotando. Cree firmemente que existe una cura, y tiene que encontrarla. Una es comprensiva con sus deberes como padre, pero le recuerda suavemente sus obligaciones como jefe médico. M'Benga le asegura que atenderá al grupo de desembarco inmediatamente, pero Una le sugiere que descanse primero; cuando él protesta que está bien, ella se lo ordena, ya que la tripulación no iba a ninguna parte... y Rukiya tampoco.

USS Enterprise at Jonisian Nebula

El Enterprise observa la nebulosa Jonisiana

En el puente, Spock transmite el informe de la cadete Uhura de que todas sus boyas de datos han sido recuperadas, completando así su estudio de la nebulosa. El Capitán Pike cree que podría acostumbrarse a una misión así: "Sin batallas, sin caos, sólo escaneando una nebulosa y centrándose en la ciencia". El capitán lo considera un "buen cambio de ritmo". Spock comenta cómo Pike le había hablado repetidamente de la superstición humana de llamar la atención sobre las cosas buenas diciéndolas en voz alta. Pike responde en broma que nunca tomó a Spock por un tipo supersticioso. Tomando su silla, Pike ordena a Ortegas que ponga rumbo a la Base Estelar McNair, y añade a toda la tripulación del puente que él pagaba las bebidas. Ortegas traza el rumbo, y pregunta si Pike iba a decir "la cosa", lo que hace: "Dale". Pero mientras Ortegas "le da", no ocurre nada. Mitchell informa de que todos los sistemas están en verde, pero se han congelado. Los sensores de Spock han detectado un pequeño flujo de sincrotrón procedente de la nebulosa, y especula que ha afectado a sus capacidades warp... o, añade, que Pike efectivamente lo "arruinó". "Esperemos que eso sea lo único de lo que tengamos que preocuparnos, señor Spock", responde Pike con una sonrisa, mientras llama a ingeniería. Hemmer informa que aún tienen capacidad warp. Spock sugiere que la anomalía está afectando a su capacidad de crear un campo warp estable, y sugiere utilizar el impulso para sacarlos de los efectos gravitatorios de la nebulosa. Hemmer está de acuerdo con el plan de Spock, y Pike así lo ordena. Sin embargo, cuando Ortegas activa el impulso, la nave se balancea violentamente y la navegante se golpea la cabeza contra la consola mientras cae al suelo.

Pike llama a M'Benga al puente por una emergencia médica. El médico, que se encuentra en sus aposentos, responde y sube en el turboascensor con una mirada cansada y distraída. Al llegar al puente, sin embargo, lo encuentra adornado con estandartes y cortinas, y a la tripulación vestida con un atuendo que recuerda al período renacentista de la Tierra, incluido el propio M'Benga, para su sorpresa. Pike se fija en él y se abre paso entre la multitud antes de esbozar una sonrisa. "¡Saluden al rey!" grita Pike, y los demás presentes hacen suyo el grito mientras se inclinan ante M'Benga.

"¿Qué demonios?" es todo lo que el desconcertado doctor puede decir como respuesta.

Acto Uno:[]

M'Benga dice que le han llamado para atender a Ortegas. Pike parece confundido por un momento, antes de darse cuenta de que se refiere a Sir Adya, y le hace un gesto para que se acerque. El médico pregunta si se trata de una broma; Pike se dispone a llamar al bufón de la corte, pero M'Benga le hace desistir. Se da cuenta de que todos están vestidos como personajes de El Reino Elíseo, con M'Benga como el Rey Ridley, Ortegas como Adya y Pike como Sir Amand Rauth, el chambelán de la corte. Pensando todavía que todo es una broma, M'Benga pregunta si fue idea de Ortegas, que también parece confundido por ello. Pike/Rauth sugiere que su rey se siente, y M'Benga acepta que lo haga, sentándose en la silla del capitán, que funciona como su trono. Pike/Rauth ofrece una copa de vino antes de que Ortegas/Adya lo detenga, preguntando qué estaba haciendo y de dónde venía el vino. Él responde que está ayudando a su "pobre y cansado rey" y que el vaso de vino vino de al lado de la jarra. Ortegas/Adya le recuerda que su deber es velar por el bienestar del rey y que él no beberá nada que ella no haya probado antes. Pike/Rauth le responde que, como chambelán, su trabajo era velar por la buena salud del rey. Ortegas/Adya le dice que sus palabras podrían "pulir la más fina de las manzanas", y se mofa de que tal vez fuera más adecuado para la cocina.

M'Benga consulta el computador de la nave ("el Oráculo", como lo conocen los demás), para ver si algo está afectando de algún modo a la tripulación. Luego piensa en la explosión química en la enfermería, que tal vez la exposición al 3-QND estaba causando alucinaciones. Se dirige a regresar a la enfermería, y Pike/Rauth se prepara para seguirle, antes de preguntar dónde estaba esa "bahía" y si tenía que requisar una nave, antes de expresar su creencia de que la "espantosa niebla" era un mal presagio desde el momento en que la vio. Cuando M'Benga pregunta por la niebla, Pike/Rauth hace un gesto a la pantalla de visualización, diciendo que el "misterioso muro de humo" (la nebulosa) ha engullido todo el reino. Ortegas/Adya añade su creencia de que se trata de una maldición enviada por la reina Neve, considerando la hechicería un "arma de cobardes". M'Benga se dirige de nuevo al turboascensor, diciendo que tiene que obtener un "dispositivo mágico" -su tricorder- y pide que ninguno de ellos le siga.

M'Benga recorre los pasillos de la nave, que le resultan familiares pero alterados, sembrados de enredaderas, con luciérnagas bailando en el aire. Todos los que pasan se inclinan o hacen una reverencia ante él. Entra en la enfermería y encuentra a la enfermera Chapel, como Lady Audrey. Coge su tricorder y ve en la pantalla que sus lecturas son perfectamente normales. Chapel/Audrey, que parece ser una especie de sanadora de espíritus, extiende sus manos y siente el dolor del "rey", diciendo que debería haber acudido a ella antes. También le pasa el tricorder, viendo que sus niveles de dopamina son elevados. Justo en ese momento, entra Ortegas/Adya, disculpándose por desobedecer su orden de no seguir, pero dice que la princesa Thalia insistió. Thalia está encarnada por La'an, y parece estar perdida en una música que sólo ella puede escuchar. La'an/Thalia se alegra mucho de verle, y le cuenta que la reina Neve y su Guardia Carmesí han invadido su reino en busca de la Piedra de Mercurio, y que ella apenas ha podido escapar con vida... "por no hablar de mi pobre Runa", se lamenta, abrazando a su perro. M'Benga se debate entre la diversión y el desconcierto ante toda la situación, cuando La'an/Thalia continúa diciendo que sabe que él tiene la piedra. Recordando la historia, M'Benga responde que, efectivamente, la piedra está a salvo. Ella le insta a que aproveche la piedra, o de lo contrario Neve los esclavizaría a todos. M'Benga examina con su tricorder a La'an/Thalia y descubre que sus niveles de dopamina también son elevados. Ortegas/Adya se ofrece a dirigir un ataque contra la Guardia Carmesí, pero M'Benga espera evitar cualquier "corte de cabeza innecesario". Justo en ese momento, oye a Hemmer ordenando a Mitchell que lo suelte. Adya cree que se trata de la Guardia Carmesí.

Hemmer, que parece estar tan lúcido ante la situación como M'Benga, está siendo arrastrado por el pasillo por otros dos, y advierte a Mitchell de que hará que le hagan un consejo de guerra. Parece que lleva una especie de túnica de mago, mientras que Mitchell y sus compatriotas llevan el atuendo de la Guardia Carmesí. Mitchell le dice a Hemmer que será castigado por sus crímenes. Hemmer protesta por su ignorancia de toda la situación, calificándola de "absurda". Justo entonces, La'an/Thalia se acerca, con M'Benga, Ortegas/Adya y Chapel/Audrey detrás de él. Ella le dice a la "malvada Guardia Carmesí" que el Rey Ridley estaba allí para infundir miedo en sus "malvados corazones". M'Benga está más confundido que otra cosa, pero ve que Hemmer está vestido como el mago Caster, y les dice a los Guardias Carmesí que lo liberen de inmediato. Mitchell responde que ella no responde al "falso rey", a no ser que estuviera allí para entregar la Piedra de Mercurio. M'Benga, metiéndose en el personaje, señala que según la Carta de Acuerdos, los bosques de Lady Audrey eran territorio neutral por acuerdo real. Mitchell se burla de que la Reina Neve ya no reconoce la Carta de Acuerdos, y que ella reclama esos bosques... y tomaría también el reino de Ridley. Los Guardias Carmesí llevan a Hemmer al turboascensor. Cuando M'Benga se dirige al ingeniero jefe por su nombre, Hemmer le ruega que le ayude, ya que todos los demás han perdido la cabeza. Ortegas/Adya cree que ha llegado el momento de liberar la Piedra de Mercurio. M'Benga, decidido a rescatar a Hemmer, dice que en realidad no la tiene, pero que Caster sabe dónde está.

Kingdom of Elysian

Un mapa del Enterprise como el "Reino de Elysian"

En la sala de conferencias, ahora santuario del Rey Ridley, Pike/Rauth muestra un mapa del Enterprise, que ahora representa el Reino de Elysian. Sabe que Caster será retenido en las mazmorras de la Reina Neve en el centro de su reino (justo delante del deflector de navegación), donde estará rodeado por las fuerzas más poderosas y las armas más mortíferas de Neve. La'an/Thalia le ruega a M'Benga que no vaya, ya que sería presa de los poderes de Neve. Pike/Rauth está de acuerdo, sugiriendo la diplomacia; Ortegas/Adya se muestra desdeñosa, diciendo que necesitaban la Piedra de Mercurio, y que era difícil escuchar por encima del sonido de las "botas temblorosas" del chambelán. M'Benga los hace callar, diciendo que primero intentarían la diplomacia, y si eso fallaba, entonces Ortegas/Adya podría cortar algo por la mitad. El caballero comenta que su espada Starfall tiene ganas de batalla, y Pike/Rauth considera que es un nombre ridículo para una espada. Cuando vuelven a discutir, M'Benga recupera el control y les dice firmemente a ambos que lo escolten hasta la Reina Neve... con la menor cantidad de discusiones posibles. La'an/Thalia pregunta por ella y por Runa. M'Benga sugiere que Runa se quede atrás, y Thalia también para protegerla. Esto parece satisfacerla, ya que esperará su regreso - y si el "rey" cayera, ella cantaría una canción de luto (con las palabras "de luto" en la canción, junto con un conjunto de notas vocalizadas). Pike/Rauth parece tener otras ideas, pensando que debe quedarse atrás, pero M'Benga le ordena que venga.

Al entrar en el "bosque", Ortegas/Adya comenta la cantidad de estandartes carmesí, y que Neve se volvía más audaz cada día. Entonces se da cuenta de que no estaban solos, y retiene a su rey antes de desenfundar su espada, exigiendo que quienquiera que fuera dé un paso al frente. Es Spock, representando al mago Pollux, quien expresa su sorpresa al ver al rey Ridley allí, preguntándose si era valiente o tonto. M'Benga explica que buscaban a Caster, y Spock/Pollux se ríe de la "tontería", sabiendo que estaba retenido por la Reina Neve. Ortegas/Adya exige saber qué les impide simplemente entrar y tomar a Caster. "El Pantano de las Muertes Infinitas", responde Spock/Pollux, añadiendo que la única ruta hacia el reino de la Reina Neve les llevaría directamente a través de él. Pike/Rauth está claramente deseando dar la vuelta y regresar, y Ortegas/Adya comenta que moriría de infinitas muertes con tal de no escuchar más sus lamentos. M'Benga le pregunta a Spock/Pollux si no hay manera de que los ayude. Cuando el mago pregunta por qué debería hacerlo, M'Benga responde que sabe que Caster es su hermano, explicando cuando le preguntan que lo leyó en un libro. Spock/Pollux le pregunta si ayudaría a Caster, en lugar de simplemente utilizarlo, y M'Benga promete liberarlo a cambio de ayuda a través del pantano. El mago accede a llevarlos por la ruta secreta, un "camino oscuro", alrededor del pantano.

El "camino oscuro" es un Tubo Jefferies, un "túnel" que lleva a las mazmorras de Neve. Cuando Spock/Pollux entra, Ortegas/Adya le pregunta si pueden confiar en él. M'Benga sabe que no pueden, pero también sabe que es la única forma de llegar a Caster. El "túnel" les lleva a ingeniería... que es también la sala del trono de la reina Neve, representada en esta historia por Uhura. "Bienvenidos a mi reino", les saluda Uhura/Neve. "Ahora arrodíllense". Pike/Rauth lo hace inmediatamente, para disgusto de Ortegas/Adya, que se da cuenta de que les han llevado a una trampa. M'Benga lo sospechaba, sabiendo que Neve entraría en la historia más o menos en este punto. Uhura/Neve le saluda y luego exige la Piedra de Mercurio. M'Benga responde que puede estar en cualquier parte. Con un suspiro, la malvada reina decide que sus torturadores le saquen la información en su lugar, añadiendo que les encantaba su trabajo. También promete compensar a Spock/Pollux por su lealtad. El mago le da las gracias, antes de decir que habían buscado a su hermano... por lo que ahora podrían reunirse con él en el calabozo.

Acto Dos:[]

Atrapado en la sala del transportador, que sirve de mazmorras a la Reina Neve, Pike/Rauth se queja lastimosamente de que las paredes se cierran sobre él. M'Benga se siente aliviado al ver a Hemmer, que le pregunta si son los únicos miembros de la tripulación que no se han visto afectados. El doctor cree que sí, y explica que estaban representando partes de un libro de cuentos que había estado leyendo a su hija. Hemmer se sorprende ante esta revelación, y M'Benga añade que sería una larga historia. Cree que la cuestión importante sería averiguar por qué sólo ellos dos no estaban afectados, a lo que Ortegas/Adya interviene, pensando que la verdadera cuestión importante era dónde estaba la Piedra de Mercurio. M'Benga explica esta parte de la historia a Hemmer, y que su personaje, Caster, ayudaría al Rey Ridley a encontrarla. Sabe que Hemmer no tiene ni idea, pero como tampoco está afectado, M'Benga cree que puede ayudarle a resolver el verdadero problema. Hemmer recuerda que estaba en ingeniería cuando de repente sintió que una conciencia presionaba contra la suya, pero su entrenamiento telepático le permitió bloquearla. No tuvo tiempo de averiguar la fuente, y especula que esa misma entidad sacó la historia de la mente de M'Benga. El "por qué" era imposible de determinar sin preguntar a la entidad en cuestión. M'Benga le pregunta si puede volver a contactar con él. Hemmer se muestra reticente, ya que el contacto le resultó "desagradable", comparándolo con la sensación de que le exprimían el cerebro por la nariz (a lo que Ortegas/Adya añade que ella se lo hizo a un hombre una vez), pero pudo determinar que la entidad no procedía de una nave, sino de la propia nebulosa jonisiana. M'Benga se pregunta si podrían averiguar algo más a través de los escáneres de la nave, y Hemmer está de acuerdo en que era posible... pero primero tenían que escapar. Haciendo su papel por un momento, piensa que podría ayudar con la "poderosa magia llamada ciencia", mientras saca un cortador láser de debajo de su bata.

Mientras se prepara para cortar la puerta de metal, Hemmer pregunta qué diría un mago humano, y M'Benga responde con un "abracadabra", que parece gustar a Hemmer. Advierte a los demás que no miren, ya que les cegaría; cuando Pike/Rauth pregunta por él, el Aenar, naturalmente ciego, sólo responde: "Soy un mago". Corta la cerradura de la puerta y la abre para que puedan escapar. Pike/Rauth se siente aliviado e inmediatamente empuja primero, seguido por el divertido M'Benga. Ortegas/Adya felicita al "mago", diciendo que le gusta esta "ciencia". Un Hemmer completamente satisfecho sopla la punta de su cúter como si fuera el humo de un seis tiros.

Uhura/Neve se indigna al saber que los prisioneros han escapado, y Mitchell explica que Caster los ha "conjurado". Cuando la reina le pregunta por qué estaba allí acobardada en lugar de perseguirlos, Mitchell responde que estaba a punto de hacerlo. Uhura/Neve replica enfadada que estaba "a punto" de perder la cabeza, y que debería estar agradecida de que su reina se sintiera misericordiosa hoy, dando a sus Guardias Carmesí otra oportunidad de recuperar su favor. Se dirige a Spock/Pollux, ordenándole que dirija a sus guardias para que den caza a los prisioneros, antes de ponerlo en el calabozo en su lugar.

Dirigiéndose a ingeniería, Hemmer explica que puede bloquear la puerta para darles tiempo a acceder a los escáneres de la nave, justo cuando Spock/Pollux y los Guardias Carmesí se acercan. Ortegas/Adya les ordena que se aparten. "¿O qué?" se burla Mitchell, ya que el leal caballero estaba desarmado. Esto no supone muchos problemas para Ortegas/Adya, que derriba a uno de los Guardias Carmesíes y se arma con su espada. Pike/Rauth le sugiere que se retire al castillo, y rápidamente huye. Hemmer se muestra incrédulo ante la idea de que Pike huya, y M'Benga le explica que su personaje no era conocido por su valentía. Mientras tanto, Ortegas/Adya aguanta durante un tiempo, pero pronto se ve superada. Cuando Mitchell está a punto de entrar a matar, varias flechas vuelan por el pasillo. Spock/Pollux decide sabiamente retirarse. Su salvador es Una, en el personaje de Z'ymira la Cazadora, una amiga de Sir Adya. Hemmer sugiere impacientemente seguir hacia ingeniería, y M'Benga está de acuerdo en que es hora de terminar la fantasía antes de que alguien salga gravemente herido.

Mientras lleva a cabo los escaneos en ingeniería, Hemmer está desconcertado por las lecturas. Los escáneres detectan una única forma de vida con actividad neuronal, pero ningún signo de cuerpo físico: una conciencia sin forma física, flotando en el espacio, con el poder de crear una nueva realidad. Una/Z'ymira piensa que suena casi como un dios. Hemmer le pregunta a M'Benga si está familiarizado con la teoría del Cerebro de Boltzmann, y el médico recuerda haber oído algo al respecto en la universidad. Hemmer le explica que se trata de una conciencia generada espontáneamente, y cree que ahora se han encontrado con una. M'Benga se queda perplejo: "¿Así que un día, de la nada, un ser todopoderoso simplemente... aparece? ¿Y esta conciencia ha atrapado de algún modo nuestra nave en la nebulosa, y ha convertido a la tripulación en personajes de un libro que he leído?" Hemmer señala que, al menos, convirtió a M'Benga en el héroe de la historia. Suponiendo que Hemmer esté en lo cierto, M'Benga se pregunta cómo conseguir que se detenga. Hemmer especula que el propio M'Benga es la fuente del problema, ya que su entorno fue creado a partir de su lectura de la historia; tal vez la entidad los liberaría si esa conexión se cortara de alguna manera, si M'Benga estuviera herido, por ejemplo. Ortegas/Adya piensa que esto es una amenaza para su rey, y M'Benga le ordena que se retire. Una/Z'ymira se ofrece a dispararle con una flecha, y se confunde cuando recibe una bofetada en el brazo por su sugerencia, ya que pensaba que estaban tratando de "herir al rey". Empiezan a discutir sobre su servicio -Ortegas/Adya al Rey Ridley, Una/Z'ymira como Cazadora del Bosque- cuando Hemmer sugiere que sus diferencias fueron las que los unieron. M'Benga se da cuenta de que algo va mal: sabía que la historia no era así, ya que Adya y Z'ymira nunca se habían conocido. Se da cuenta de que toda la fantasía se basa en realidad en el deseo expresado por Rukiya de que Adya y Z'ymira unieran sus fuerzas para salvar al rey Ridley. Ella había dicho que odiaba el final de la historia y que quería que Adya y Z'ymira se unieran. Hemmer pregunta incrédulo si la historia no fue tomada del propio M'Benga, sino de su hija, y el asentimiento de M'Benga es toda la respuesta necesaria. "¿Dónde está Rukiya?" es la siguiente pregunta de Hemmer.

Al volver a la enfermería, M'Benga comprueba el transportador, pero descubre que el buffer de patrones está vacío: Rukiya se ha ido.

Acto Tres:[]

M'Benga descubre que Rukiya fue sacada del buffer de patrones a las 08:45 de la mañana y transportada a algún lugar de la nave, pero el computador no le dice exactamente dónde. Le explica a Hemmer que su hija está muy enferma y que cuanto más tiempo esté fuera del buffer, más rápido avanzará su enfermedad. Hemmer se ofrece inmediatamente a ayudar; M'Benga cree que Rukiya es la clave para sacarlos de la situación. Justo fuera, Spock/Pollux está escuchando, y sonríe para sí mismo antes de ir a informar de sus hallazgos a la Reina Neve.

Uhura/Neve se muestra incrédula ante la idea de que la Piedra de Mercurio sea en realidad una niña, pero luego se da cuenta de las implicaciones; si esto fuera cierto, simplemente la tomaría como propia. Cuando Spock/Pollux pregunta cómo, Uhura/Neve hace un gesto a sus guardias, que traen a Pike/Rauth, farfullando que era demasiado joven para morir, y pide clemencia. Uhura/Neve le dice que el hecho de que viva o muera depende de él. Él le pregunta qué quiere de él y ella le exige lealtad. Él se sorprende de la simplicidad de su demanda y se inclina ante ella. Ella se ríe satisfecha.

De vuelta a la enfermería, Chapel/Audrey está mezclando un caldero, mientras Una/Z'ymira sale corriendo, escuchando la llamada del bosque, como dice Ortegas/Adya. M'Benga se frustra por su incapacidad para encontrar a Rukiya, y Hemmer sugiere que tal vez lo estaban viendo de manera equivocada, preguntando a dónde querría ir su hija. Recordando la última conversación que tuvo con ella, M'Benga se dirige a sus aposentos. Pike/Rauth les espera, contento de ver a su rey vivo y a salvo (no gracias a su cobardía, como señala Ortegas/Adya). M'Benga les dice que no era el momento de luchar, ya que tenía que entrar en sus aposentos. Ordena que se abran las puertas, justo cuando Pike/Rauth saca un cuchillo y se lo pone en la garganta. Uhura/Neve y sus Guardias Carmesí, a los que se une Spock/Pollux, marchan por el pasillo. Ortegas/Adya deja de mala gana su espada en el suelo, y Pike/Rauth se disculpa burlonamente. "¿De verdad creías que iba a dejar que destruyeras todo por lo que he trabajado, Rey Ridley?" pregunta Uhura/Neve.

Acto Cuatro:[]

Ortegas/Adya se disculpa por haber sospechado que el chambelán les traicionaría. M'Benga admite con pesar que debería haber recordado eso también, ya que fue lo que ocurrió en el libro. Pike/Rauth vuelve a disculparse burlonamente, diciendo que le habían prometido el reino de Ridley a cambio de su lealtad. Como el rey Ridley no quiso doblar la rodilla ante ella, Uhura/Neve encontró a alguien que sí lo haría. Spock/Pollux pide a su "hermano" que se rinda, ya que sus poderes eran mayores, y no había necesidad de que ninguno de ellos muriera. La malvada reina está de acuerdo, y lo único que quería era la Piedra de Mercurio. M'Benga está ahora furioso -tanto en su carácter de Rey Ridley como de padre- y le dice a su enemiga que no tocará a su hija, o hará caer sobre ella todo el poder de su reino. Hemmer, tratando de seguirle el juego, decide desatar "todo el poder de sus poderosos poderes de mago..." - y utiliza un comunicador que cogió en la enfermería para transportar a Uhura/Neve, Spock/Pollux, y los Guardias Carmesí a una bahía de carga. "¡Una vez más, el poder de la ciencia prevalece!", grazna dramáticamente, antes de preguntar si fue "demasiado". M'Benga parece divertido mientras pide a Ortegas/Adya que vigile sus aposentos.

En los aposentos de M'Benga, Rukiya mira por la ventana de la nebulosa y se alegra de ver a su padre. Tomando su tricorder médico, M'Benga escanea a Rukiya y se asombra de no encontrar ningún rastro de Cignoquemia. Cuando le pregunta cómo, Rukiya dice que su "amiga" la ha hecho mejorar, mirando al exterior. M'Benga se da cuenta de que se refiere a la forma de vida de la nebulosa. Rukiya ha estado observando a su padre en el papel del Rey Ridley, y le pregunta si se ha divertido haciéndolo. Él admite que sí, pero pregunta si las cosas pueden volver a la normalidad. Rukiya pregunta por qué, ya que su amiga le dijo que podían jugar todo el tiempo que quisiera, pero M'Benga le dice que, aunque está seguro de que su "amiga" no tenía intención de hacerlo, estaba perjudicando a sus amigos, y tenían que volver a sus vidas. Ella le pregunta si esto significaba que tenía que volver al buffer, y él admite que no lo sabe, ya que no entiende del todo lo que estaba pasando. Le pide que hable con su "amiga", pero Rukiya le explica que no fue así. Hemmer decide ofrecer su ayuda allí; aunque había dicho que arriesgaría su vida, Hemmer piensa que si Rukiya le dice a su "amiga" que necesitan hablar, la entidad podría estar más dispuesta a cooperar. Rukiya se asoma al mirador y dice que les gustaría hablar; Hemmer se ofrece a permitirles hablar a través de él, pidiendo únicamente que sean amables.

El cuerpo del Aenar se estremece cuando la presencia entra en su mente, antes de volver a hablar con una voz alterada. "No deben llevarse a la niña", dice la entidad. M'Benga les asegura que no había intención de hacer daño, pero que la fantasía debe terminar, ya que estaba perjudicando a la tripulación. La entidad califica las vidas de la tripulación de "intrascendentes", diciendo que debe proteger a la niña. M'Benga se da cuenta de que la entidad ha formado un vínculo con Rukiya, y lo confirman, diciendo que eran iguales. Rukiya explica que se sentían solos, al igual que ella. M'Benga pregunta cómo la entidad sabía esto, y ellos responden que mientras sondeaban el Enterprise, encontró a Rukiya "aprisionada" en el buffer de patrones. Sintieron su soledad, que coincidía con la suya, así que crearon este mundo para ella, donde tendría un trozo de su infancia que aparentemente le había negado. M'Benga se indigna ante esa acusación, diciendo que buscaba una cura para ella, y que todo lo que hacía era por ella. Vuelve a pedir a la entidad que libere a la nave y a la tripulación, pero la entidad responde que si se van, Rukiya morirá. Su proximidad fue lo que la curó, y si permiten que la nave se vaya, ella volverá a enfermar. M'Benga insiste en que la nave no puede quedarse. "Entonces debes tomar una decisión", responde la entidad. "La tripulación o tu hija". M'Benga protesta que no se le puede obligar a tomar esa decisión. Rukiya dice que disfrutaba de estar fuera del buffer, pero que volvería a él si tuviera que hacerlo. M'Benga insiste en que debe haber otra manera, y la entidad responde que sí la hay: el Enterprise y su tripulación podían irse, pero Rukiya tenía que quedarse. M'Benga pregunta cómo viviría, y la entidad responde que sólo su cuerpo estaba enfermo; su conciencia se uniría a la entidad, donde estaría libre de la enfermedad, y nunca conocería la muerte.

Rukiya becomes non-corporeal

"Hace cosquillas, papá".

Viendo las opciones que tenía, M'Benga se arrodilla junto a su hija y le dice que su "amiga" quiere que vaya con ella. Ella le pregunta si puede ir también. M'Benga le recuerda cómo, en la historia, el Rey Ridley quería conservar la Piedra de Mercurio, ya que le protegía y le hacía feliz... hasta que se enteró de que tenía alma, y que moriría si se aferraba a ella; tuvo que dejarla ir, aunque eso significara que ya no sería feliz. Para M'Benga, Rukiya era su Piedra de Mercurio. Recuerda cómo le dijo que algún día podría escribir sus propias historias, y quizás ese momento era ahora... pero dependía de ella. Ella elige ir con su "amiga", y abraza a su padre por última vez. Hemmer comienza a temblar de nuevo, y se desploma sobre la litera de M'Benga. Al hacerlo, una energía arremolinada se proyecta desde su cuerpo y rodea a Rukiya, que se ríe diciendo que le hace cosquillas, antes de que se la lleve a la nebulosa. M'Benga se queda solo, mirando el lugar donde había estado, antes de que la luz brille y se materialice de nuevo. M'Benga se sorprende al ver que es Rukiya de nuevo, ahora una mujer adulta. Ella le agradece, diciendo que tenía razón sobre las aventuras que había tenido, y todo lo que había visto. M'Benga está confundido, ya que ella se había marchado apenas unos segundos antes, pero los segundos para él eran años para Rukiya y Debra. El doctor se emociona al escuchar que Rukiya nombró a su "amiga" por su madre, y cómo la Rukiya crecida se parece tanto a ella. Ahora está feliz y segura, y le asegura que ha hecho lo correcto. Sabe que algún día volverán a encontrarse, pero por ahora, él tenía que vivir su propia vida, crear sus propias historias, y le pide que le prometa que será feliz. Con lágrimas en los ojos, él lo hace. Ella le besa la mejilla y desaparece.

Cuando la luz se desvanece, M'Benga vuelve a llevar el uniforme, y Hemmer recupera la conciencia, quejándose de "el peor dolor de cabeza", y se siente confundido por estar en la habitación del médico. Lo último que recuerda es haberse quedado atrapado en la Nebulosa Jonisiana.

"Bitácora personal del oficial médico jefe, suplemento. Ninguno de los tripulantes recuerda lo sucedido. La entidad está bien, mi hija está bien, estoy seguro. Los registros de vigilancia están en blanco. Es como si cada uno de ellos hubiera perdido cinco horas. Excepto yo".

Cuando M'Benga llega al final de El Reino Eliseo, Una está en la entrada de su despacho, dirigiéndose a él por su nombre de pila, Joseph. Le pregunta por Rukiya, y él se contenta con saber que está viva y a salvo. Ha pasado por algo que considera extraordinario y, sin embargo, nadie en la nave lo recuerda. Una se da cuenta de que sabe lo que ocurrió durante las cinco horas perdidas, y piensa que parece "una historia increíble". El doctor sonríe, y está de acuerdo en que lo es. "Empieza como todas las buenas historias", dice. "Érase una vez".

Notas de Producción:[]

En el Mundo[]

  • Latinoamérica: El Reino Eliseo
  • España:
  • Italia:
  • Alemania:
  • Francia:
  • Brasil:
  • Japón:
  • Rusia:

Historia y Guión:[]

Casting y Personajes:[]

  • El perro faldero de la princesa Thalia, Runa, es interpretado por Runa Ewok, que es la propia perra mascota de Christina Chong. [1]

Continuidad y Datos de Interés:[]

  • Este episodio es el primero en el que se establece Joseph como nombre de pila del Dr. M'Benga. El nombre Joseph aparecía originalmente en las notas del guión de "Shol", el episodio no producido de "Star Trek: The Original Series" que presentó al personaje.
  • En 2370, el Enterprise-D también se encontró con un archivo cultural alienígena que, de forma similar a Debra, hizo que Data adoptara las personalidades de las figuras mitológicas y también transformó el interior del Enterprise-D para recrear los lugares de los mitos alienígenas. (TNG: "Masks")
  • En otro incidente similar, en 2369, la huella telepática de los Saltah'na, que se destruyeron a sí mismos en una lucha de poder, hizo que las tripulaciones de la IKS Toh'Kaht y de Deep Space Nine recrearan los eventos que llevaron a la destrucción de los Saltah'na, al tiempo que asumían los personajes de los individuos involucrados en esos eventos. (DS9: "Dramatis Personae")

Créditos[]

Actores:[]

Co-Protagonizan:[]

No Acreditados:[]

Dobles:[]

Historia & Guión:[]

Dirigida por:[]

Música:[]

Referencias:[]

Cartografía:[]

Enfermedades:[]

Instalaciones de la Flota Estelar:[]

Razas:[]

Otras Referencias:[]

Enlaces Externos[]

Notas al Pie[]

(1) Las fechas de emisión y rating/ranking corresponden a Estados Unidos


Episodio Anterior: Star Trek: Strange New Worlds Episodio Siguiente:
The Serene Squall Primera Temporada All Those Who Wander
Advertisement