Memory Alpha
Advertisement
Memory Alpha
19 834
páginas

La Enterprise persigue a un grupo de individuos llamados los "recolectores" que ataca puestos avanzados de la Federación, sin percatarse del peligro que acecha.

Sumario:[]

Prólogo:[]

Riker, la Dra. Crusher, Worf y Data se transportan a una habitación desconocida y muy destrozada de un puesto avanzado de la Federación. Tras levantar algunos escombros, Worf observa que falta el reactor de quienquiera que estuviera estacionado aquí. Crusher ve sangre en un fragmento de metal afilado, y mientras lo escanea con su tricorder médico, observa que no es sangre humana, y tendrá que hacerle más pruebas cuando vuelvan a la enfermería del USS Enterprise -D. Data detecta señales de vida detrás de una puerta, demostrando su fuerza superior y abre la puerta cuando Worf no podía. Tras ella, dos científicos de la Federación yacen, aturdidos e inmóviles...

Acto Uno:[]

En la enfermería, Crusher comenta que los científicos han recibido varios impactos de fáser cada uno y que tardarán en recuperarse. Crusher muestra a Picard los resultados de su escáner de la sangre, que es exclusiva de una especie humanoide: los Acamarianos. Eso sugeriría la existencia de Recolectores, merodeadores nómadas pertenecientes a esa especie y que asaltan puestos de avanzada similares al que pertenecían los científicos. Picard, dándose cuenta de que los Recolectores no han llegado antes tan lejos como este puesto avanzado, ordena a Wesley en el puente que ponga rumbo al sistema Acamar.

"Bitácora del Capitán, fecha estelar 43421.9. En un esfuerzo por poner fin a las incursiones de los Recolectores, hemos venido al sistema Acamar para solicitar la ayuda de Marouk, la Soberana de Acamar III."
Picard and Marouk

"El problema nos afecta a todos. No puede ser ignorado".

Marouk, una mujer de mediana edad vestida de amarillo, se sienta en la sala de conferencias mientras Picard le informa sobre las incursiones. Marouk dice que sólo han conseguido capturar a un puñado de ellos, pero que con la ayuda de la Flota Estelar podrían encontrar a muchos más. Picard, siempre diplomático, no quiere darles caza, sino intentar reconciliar a los acamarianos ortodoxos con los Recolectores; Marouk no lo cree posible, y afirma que los Recolectores son animales y parásitos, que se aprovechan de todo tipo de civilización para vivir. Hace un siglo, antes de que se marcharan los Recolectores, los acamarianos eran violentos y provocaban guerras por la más mínima herida. Cuando se separaron, la mayor parte de la raza se volvió pacífica, y los Recolectores, según cree Marouk, permanecieron en sus costumbres salvajes y guerreras. Picard insiste en que encuentren una forma de reconciliar a las dos mitades de la especie, ya que el problema les afecta a todos. Marouk parece estar finalmente de acuerdo.

Marouk, mirando por encima del puente, anuncia que está lista para partir en cuanto suban otros dos de sus sirvientes; Riker se encarga de ello y de su alojamiento. Marouk dice que hay una colonia de Recolectores en el cúmulo de Hromi; Picard pide que se dirijan ahí.

Riker meets Yuta

"Estoy deseando probarlo".

En sus aposentos, Marouk observa las estrellas por la ventana mientras el Enterprise entra en warp, y hace cumplidos sobre la nave. Riker responde que la tripulación está muy orgullosa de ella. Marouk se dirige a su joven sirviente/chef Yuta y pide una comida ligera para dentro de veinte minutos; Yuta, una hermosa joven, pregunta a Riker dónde se encuentra la cocina, Riker dice que aunque se puede proporcionar una cocina no será necesario. A continuación, Riker se explaya sobre los replicadores de la nave y sus funciones. Para demostrarlo, pide un vaso de agua para la Soberana. Yuta insiste en probarla, ya que también forma parte de sus obligaciones asegurarse de que Marouk no sea envenenada. Yuta dice que aunque Marouk estará encantado de probar muchas comidas de la Federación, hay ciertos platos acamarianos en los que la soberana insistirá. Riker responde amablemente que se encargará de que un técnico programe las recetas necesarias en el computador. Yuta menciona uno de sus platos, el parthas, una verdura verde con raíces carnosas, y Riker dice que está deseando probarla, luego se excusa.

Al llegar a Gamma Hromi II, un equipo de salida formado por Riker, Worf, Data y La Forge se transporta para intentar encontrar algunos Recolectores con los que comunicarse. El equipo encuentra varias cosas que los Recolectores robaron, incluyendo una aleación de metal barato, noranio, láseres artonianos y un reactor que probablemente provenía del puesto de avanzada saqueado. Al parecer, los Recolectores no son muy exigentes con las cosas que roban. Justo entonces, los Recolectores atacan. Worf grita: "¡Emboscada!" Data informa a Riker de que los Recolectores están disparando rifles fáser Regalianos, no conocidos por ser particularmente potentes. "Bastante potentes", murmura Riker mientras siguen recibiendo disparos.

Acto Dos:[]

Worf fires at Gatherers

"Sólo entienden esto".

Mientras se ponen a cubierto del fuego de sus anticuados fáseres, Riker pregunta a Data sobre la temperatura de vaporización del noranio, y utilizan esa información para poner sus fáseres en el nivel de ajuste siete y disparar sobre los montones de noranio, creando una cortina de humo, y falsamente transportándose hasta el Enterprise. Los Recolectores bajan hasta donde estaba el equipo, y de repente Worf agarra a su líder por detrás, gruñendo: "¡Tus emboscadas tendrían más éxito si te bañaras más a menudo!", seguido por el equipo de salida rodeando a sus emboscadores, con los fásers preparados.

A continuación, Picard, Marouk y los demás miembros de la delegación acamariana se encuentran ya en el planeta. El sirviente acamariano ofrece una bebida a Brull, el líder, quien se la ofrece a Temarek, su segundo, para que la pruebe. Temarek vacila, así que Brull lo agarra, lo inclina y se lo hace tragar. Brull y los demás, incluido Temarek, se ríen de sus propias bravuconadas, pero Marouk se aparta con desagrado, ladrando: "¡Ustedes no han cambiado en cien años!". Brull replica: "Tú deberías saberlo; ¡estuviste allí!". Picard vuelve a poner paz y discute con calma los beneficios de su reunificación. Brull parece a punto de aceptar negociar, pero despide a todos excepto a Picard y Marouk, para no parecer débil ante sus compañeros de campamento.

Yuta kills Volnoth

"¡Mi clan sobrevivirá al tuyo!"

Mientras todos los demás miran a su alrededor, Yuta se acerca a un viejo recolector llamado Volnoth y le pregunta si pertenece al clan Lornak. Volnoth dice que es de ese clan y le pregunta por qué quiere saberlo. Yuta le pregunta si le resulta familiar... él dice que sí, pero que es imposible, que fue hace cincuenta años. Yuta revela su afiliación al clan Tralesta. Ella roza ligeramente a Volnoth en la cara, y sus ojos se abren de par en par, y parece sufrir un ataque al corazón, convulsionando... justo antes de morir, Yuta dice: "¡Soy la última de mi linaje, pero mi clan sobrevivirá al tuyo!".

Acto Tres:[]

La atención vuelve a centrarse en Brull y Marouk. Brull parece dispuesto a hablar, pero se muestra inseguro. Decide que Chorgan, el líder de los Recolectores, sería un mejor juez. Le pide veinte días para tomar una decisión, pero Marouk insiste en hacer la oferta a Chorgan, cara a cara. Picard ofrece a Brull cualquier número de Recolectores que desee llevar como guardias, pero tiene la intención de ir solo, por si se trata de una trampa. Marouk le asegura que no lo es. Nombra a un Recolector secundario, Mallon, como líder durante diez días, cuando uno de los Recolectores grita y llama la atención de Brull sobre algo.

Campfire negotiation

Delicadas negociaciones

Picard, Marouk, Yuta y los Recolectores encuentran a Volnoth muerto. Brull se muestra indiferente, señalando que Volnoth era un anciano, y el Recolector, Temarek, que descubrió su cuerpo reclama inmediatamente sus posesiones. Marouk, disgustado, comenta que los recolectores no parecen tener respeto por los muertos, a lo que Brull responde sarcásticamente que no debería haber respeto por un cadáver. Crusher baja y examina el cuerpo. Llega a la conclusión de que Volnoth murió de un paro cardíaco, pero no puede encontrar la causa de la repentina dolencia, encontrando que su músculo cardíaco es fuerte y no parece haber signos de una oclusión arterial.

El Enterprise se aleja de Gamma Hromi II. Brull sube a bordo del puente, donde Picard le informa de que comunique a Wesley Crusher las coordenadas de la nave de Chorgan. Brull se burla de la idea de que haya un niño en el puente, a lo que Picard fulmina con la mirada a Brull. Éste fija las coordenadas 3-4-3 marca 7-2, mientras bromea con el "niño timonel". Wesley señala que este camino les llevará a través de un cinturón de asteroides, y propone una ruta alternativa. Brull, indiferente, acepta el camino.

En Ten Forward, Marouk y Picard hablan de la historia acamariana, incluyendo las guerras de sangre y las enemistades entre varios clanes de su planeta natal en el siglo pasado. Cuando un clan hacía algo malo a otro, buscaban venganza, retribución por las acciones, que se transmitían de generación en generación. Picard compara brevemente esto con el pasado de la Tierra, cuando entran el Comandante Riker y la Consejera Troi. Yuta se excusa, momento en el que Brull entra en Ten Forward.

Wesley and Brull

"No te agrado".

Brull se dirige inmediatamente a la zona de camareros y coge una bebida de la mano de un cliente, se bebe una pequeña cantidad y encuentra a Wesley sentado en un rincón apartado cerca de una ventana. Deja la bebida y se acerca a Wesley de manera muy informal, coge su PADD y le pregunta qué contiene. Wesley responde que son sus deberes de matemáticas. Brull se da cuenta de que Wesley no le cae bien. Wesley replica que su antipatía se debe a que Brull es un ladrón. Brull replica a gritos que los Recolectores roban para sobrevivir y que a él no le gusta hacerlo, pero tiene que hacerlo. Wesley plantea entonces la pregunta de por qué ahora está dispuesto a razonar con los acamarianos después de un siglo, a lo que Brull se vuelve tranquilamente introspectivo y responde que sería lo mejor para sus hijos. Wesley exclama sorprendido que alguien como Brull tenga hijos, a lo que Brull explica que tiene dos hijos; uno de los cuales tiene más o menos la edad de Wesley y no se le dan bien las matemáticas.

Cerca de allí, Yuta lleva las parthas a Riker y Troi. Los dos comentan que es un plato delicioso, y Troi se excusa, dejando a Yuta y Riker solos en una conversación. Yuta explica que toda su vida ha sido una sierva del Soberano. Su vida giraba en torno a eso. También bromea diciendo que, aunque Riker puede ser un buen comandante, sería un mal Soberano, porque Riker no cree en el sistema de servidumbre; trata a Yuta como a una igual.

Microvirus

"No puedo creer que sea un virus natural".

Riker le pregunta por qué es esclava del Soberano. Yuta responde que no es una esclava, que puede abandonarla en cualquier momento. Sin embargo, dice que nunca podrá tener libertad, ya que su camino final está demasiado claro. Riker observa que Yuta, aunque es una excelente cocinera, habla de forma bastante críptica, a lo que Yuta responde que siempre ha sido una mala conversadora. Marouk vuelve a llamar a Yuta. A su regreso, la Dra. Crusher contacta con Riker, informándole de un sorprendente descubrimiento.

En la enfermería, Crusher revela a Riker que Volnoth fue asesinado por un microvirus. Lo interesante es que el microvirus fue diseñado específicamente para una cierta cepa de ADN de los acamarianos, aproximadamente uno entre un millón. Riker señala que esto no es natural, lo que hace suponer a Crusher que Volnoth fue asesinado.

Acto Cuatro:[]

Riker and Yuta connect

"Prefiero que seamos iguales."

Riker se recuesta en una silla de su camarote cuando Data se pone en contacto con él y le informa de que Acamar III ha accedido a transferir su base de datos médicos al Enterprise. Suena la puerta y entra Yuta. Su tiempo de servidumbre por esta noche ha terminado, y Marouk le ha sugerido que pase un rato con Riker. Riker bromea sobre lo obvio que era su afecto por ella. Ella le besa inmediatamente, y luego se aleja un poco.

Sin embargo, Riker siente que Yuta está actuando de forma servil, lo que le parece mal. Quiere que Yuta sea su igual, no su esclava. Ella, sin embargo, no entiende la libertad y sus emociones, y mucho menos la igualdad. Comenta que hace mucho tiempo que no es libre. Riker intenta abrazarla cuando la nave entra en alerta roja y se sacude por los disparos de las armas. Riker se excusa y se dirige al puente mientras el rostro de Yuta cambia a un semblante sombrío.

A bordo del puente, Brull informa a Picard de que la nave de Chorgan es la que les está disparando. Worf intenta llamar a la nave pero no obtiene respuesta. La nave vuelve a tambalearse por otra ronda de disparos. El capitán pregunta a Worf si podrían acabar con sus escudos sin causar daños graves a su nave. Worf cree que puede, y Picard prepara los fáseres e intenta enviar una amenaza por megafonía, pero de nuevo es cortado por el fuego de las armas. Picard piensa que ya que Chorgan no escucha, tendrán que llamar su atención. Ordena a Worf que dispare los fáseres y el contraataque del Enterprise destruye los escudos delanteros de Chorgan. Chorgan envía una salva a la nave, e inmediatamente asume que Brull es un traidor, que ha traicionado a los Recolectores.

Picard faces Chorgan

"Si hubiera querido destruirte, no estarías hablando conmigo ahora".

Brull intenta tranquilizarle, diciéndole que la Soberana Marouk está a bordo y desea hablar. Chorgan se niega, pero Picard le fuerza la mano y anuncia que se están transportando a bordo y corta la transmisión. Picard desconecta la alerta roja y se prepara para transportarse a la nave de Chorgan con él mismo, Brull, Marouk y Yuta. Riker se siente inseguro por dejar que el capitán vaya solo a la nave, pero Picard le dice a Riker que para que las negociaciones tengan éxito, tiene que ser un mediador y no un ejecutor, además sabe que Chorgan no hará ninguna tontería mientras el Enterprise tenga sus fáseres apuntando a su nave.

A bordo de la nave recolectora, Marouk, Brull y Picard entran en el improvisado puente, y Chorgan (con exagerada cortesía) les invita a sentarse. Antes de que Picard pueda empezar con los preliminares, Chorgan comenta despreocupadamente que podría tomar a Picard como rehén allí mismo, y que poco podría hacer nadie para evitarlo. Picard levanta la vista bruscamente, y Chorgan se ríe, diciendo que no tiene intención de hacerlo - no puede negar que siente curiosidad por saber por qué la Federación y Marouk se tomarían tantas molestias para localizarle. Marouk se pone manos a la obra y propone amnistiar a todos los Recolectores. Chorgan se burla y lo califica de intento de volver a esclavizar a los Recolectores. Marouk responde que podría haberlo considerado, antes de que Picard la convenciera de buscar una solución diplomática.

Marouk ofrece a Chorgan un poco de brandy acamariano, pero Chorgan lo rechaza, insistiendo en que los acamarianos son esclavistas y preguntando con sorna si el estado alimentará y vestirá a los Recolectores si regresan a Acamar III. Marouk dice que no, que el gobierno ha asignado tierras para su uso... ante lo cual Chorgan se ríe a carcajadas, se levanta y le hace señas para que se acerque a sus hombres, preguntándoles si parecen granjeros. Marouk les dice que son libres de hacer lo que quieran en la tierra, y ésa es la clave de su oferta: serán hombres libres y dejarán de ser fugitivos. Al cabo de un momento, Chorgan exige autonomía para los Recolectores en sus nuevas tierras. Marouk está indignada por el descaro de Chorgan, pero Picard le recuerda amablemente que Chorgan ha pasado de despreciar su oferta a al menos estar dispuesto a discutirla. Conteniendo su temperamento, Marouk dice que ciertamente los Recolectores tendrán ciertos derechos básicos, y Chorgan replica que esos derechos serán explicados antes de que acepte nada.

Crusher, Data, and Riker investigate

"Señor, creo haber encontrado una correlación entre las dos muertes: su eslabón perdido".

Mientras tanto, en el puente del Enterprise, Data sólo es capaz de encontrar un registro de nacimiento de Volnoth. Mientras Riker y Data reflexionan sobre la falta de información presente, la Dra. Crusher llega al puente con un dato sorprendente: hace 53 años, alguien murió del mismo microvirus. El hombre se llamaba Penthor-Mul, un recolector del clan Lornak que asaltó un puesto avanzado acamariano pero fue capturado y murió antes de su juicio. Data establece inmediatamente la conexión: Volnoth también pertenecía al clan Lornak, al igual que Chorgan. Riker se da cuenta de que, efectivamente, este microvirus está dirigido contra los miembros del clan Lornak y quiere encontrar a cualquiera que pueda tener rencor contra los Lornaks.

Yuta, 2313

"¡Cincuenta y tres años y no ha envejecido ni un día!".

Crusher señala que el microvirus puede transmitirse de varias formas diferentes, y está tan finamente adaptado que es perfectamente inofensivo para el portador, siempre que no coincida con la firma de ADN de los Lornaks. Data localiza un registro de una masacre ocurrida hace ochenta años, cuando se creía que los Lornaks habían aniquilado a su clan rival, los Tralestas. Data no encuentra ninguna información sobre el clan Tralesta, pero localiza una imagen de Penthor-Mul antes de su ejecución. Data señala un rostro semioculto detrás de él. Riker ordena a la computadora que extrapole y reconstruya el rostro. El rostro pertenece a Yuta. Crusher, Data y Riker están incrédulos: Yuta no ha envejecido en 53 años.

Acto Cinco:[]

Picard leads Acamarian negotiations

"Saben, es sorprendente lo mucho que se parecen los dos".

De vuelta en la nave de los Recolectores, Marouk se indigna por la petición de Chorgan de tres puestos en el Consejo de Gobierno, diciendo que ningún clan ha tenido nunca tantos. Marouk acusa a Chorgan de avaricioso, de no interesarse por el bienestar de su pueblo, sino sólo por lo que puede conseguir para sí mismo. Chorgan replica que Marouk intenta limitar las capacidades y los derechos de los Recolectores.

Ambos líderes se lanzan acusaciones a gritos cuando Picard interviene recordando a Marouk que, si sus posiciones fueran al revés, estaría exigiendo lo mismo que Chorgan. Marouk se disculpa y se hunde en su silla para calmarse. Picard sugiere un breve receso, y Chorgan accede, admitiendo su interés por probar el brandy de Marouk. Marouk llama a Yuta para que sirva una copa para todos. Mientras Yuta sirve el brandy a Picard y luego a Marouk, Picard aprovecha la oportunidad para comentar lo parecidos que son Marouk y Chorgan, sugerencia que indigna a ambos, pero Picard insiste, remarcando que ambos son negociadores extremadamente hábiles y líderes fuertes. Chorgan se burla diciendo que él y Marouk no tienen nada en común y que aún no han llegado a ningún tipo de acuerdo. Picard levanta su copa y dice que, por el contrario, han acordado compartir el brandy.

Riker kills Yuta

"Las guerras han terminado, Yuta".

Mientras Yuta se dirige hacia Chorgan, Riker entra en la sala de conferencias. Un Recolector echa mano a su arma y Riker dispara su fáser rápidamente, derribándolo. Chorgan gruñe que la Federación le ha tendido una trampa. Sin embargo, Riker ordena a Yuta que se aleje de Chorgan. Yuta se hace el inocente, pero Riker le acusa de haber estado con Penthor-Mul hace más de 50 años. Chorgan quiere saber cómo Riker conoce a Penthor-Mul, pero Riker le dice que se quede quieto ya que su vida corre un peligro extremo.

Yuta, al borde de las lágrimas, exige justicia por la masacre de los Tralesta. Ella fue una de las cinco únicas supervivientes del asalto, pero murió y renació, con la estructura celular alterada y un envejecimiento más lento para completar su venganza contra los Lornaks. Marouk se da cuenta de que Yuta la utilizó para encontrar al último de los Lornaks para ella. Chorgan dice que es una mujer muerta, pero Yuta se limita a sonreír y a decir que una vez que él esté muerto, su búsqueda estará completa y lo que le ocurra no importará. Riker intenta convencer a Yuta de que no lo haga: las guerras entre clanes han terminado, ya no hay nada por lo que luchar. Ella se siente culpable y llora, pero se lanza hacia Chorgan.

Riker dispara su fáser, obligando a Yuta a retroceder de dolor. Por lo demás, no se ve afectada y vuelve a acercarse, pero Riker le dispara por segunda vez, esta vez con más fuerza. Ella se aferra al lugar donde Riker le disparó, viendo con agonía cómo fracasaba en su venganza por su clan. Riker pone su fáser al máximo ya que es incapaz de aturdirla y le suplica diciendo: "Yuta, no lo hagas". Tras una última mirada agónica a Riker, Yuta realiza una última embestida hacia Chorgan, obligando a Riker a vaporizarla. Picard se muestra grave ante la decisión que Riker se ha visto obligado a tomar, mientras que Marouk se muestra afligida por la muerte de su fiel sirviente y compañera. Riker enfunda su fáser y se aparta de la mesa, y un conmocionado Chorgan se levanta, y le dice a Riker que está en deuda con él.

De vuelta en Ten Forward, Riker está en el bar, moviendo tranquilamente su vaso, pensando en los recientes acontecimientos. Picard entra y coge un PADD de un tripulante antes de acercarse a Riker. Le informa de que sus órdenes de la Flota Estelar han cambiado. El encuentro con la USS Goddard ha sido pospuesto. En su lugar, deben dirigirse a la Base Estelar 343 para recoger suministros médicos para el sistema Alpha Leonis. Picard razona que esta misión alejada no requiere mucha tripulación y le dice a Riker que algunos de los tripulantes pueden tomar un permiso en tierra en la base estelar si lo desean. Riker se limita a responder que se lo dirá a la tripulación; Picard deja a Riker en el bar sabiendo que obviamente está mirando con pesar lo que ha tenido que hacer pero lo acepta.

Notas de Producción:[]

En el Mundo:[]

  • Latinoamérica / España: El Factor Venganza
  • Italia: Fattore vendetta
  • Alemania: Yuta, die Letzte ihres Clans (Yuta, la última de su clan)
  • Francia: Vengeance
  • Brasil: O Fator Vingança
  • Japón: Fukushu no Toriko (Cautivo de la venganza)

Historia y Guión:[]

  • Entre los posibles títulos de este episodio estaban: "The Human Factor," "The Vengeance," y "The Weapon." [1]
  • Según el libro de referencia "Captains' Logs Supplemental - The Unauthorized Guide to the New Trek Voyages" (pág. 28), Ira Steven Behr trabajó en este episodio como guionista, aunque no aparece acreditado como tal en la pantalla.
  • El director Timothy Bond recuerda: "Fue divertido hacerlo. Los diálogos tenían poca importancia, y creo que algunos incluso se cortaron. En televisión se tiende a decir: 'Ahora abro la puerta'. Pues abre la puerta. No es un programa de radio. Así que fuimos capaces de hacer eso muy visual y el departamento de arte se acercó con este extraño telón de fondo pintado. Lo iluminaron con luz verde y había humo. Ese programa también contó con el mejor escenario que he tenido nunca. Sólo lo tuvimos dos días y fue una pena tener que desmontarlo". ("Captains' Logs: The Unauthorized Complete Trek Voyages", p. 189)
  • Bond explicó por qué Picard no parece reaccionar cuando Riker mata a Yuta. "En cuanto a Picard, me temo que hay una razón para su falta de reacción: la óptica. No pudo moverse durante ese período en el que ella es vaporizada. En retrospectiva, tal vez fue un error mío. Tuve la idea de que sería genial que cuando ella es vaporizada, Picard estuviera allí, en la toma. Eso significaba poner varias capas de elementos en la toma y para que funcionara correctamente, Picard tenía que quedarse quieto. No es una buena razón. Cuando lo vi, me arrepentí de la decisión, pero para entonces el barco ya había zarpado. Créeme, Patrick también se dio cuenta. Incluso preguntó: "¿Se supone que debo sentarme aquí y no hacer nada? El otro problema es ¿qué podía hacer? Sabíamos que Riker tenía que matar a la chica y no queríamos que Picard recibiera un disparo de fáser. En retrospectiva, lo que debería haber hecho es lo que se suele hacer: no tenerle en el plano. Si no está, entonces el público no piensa, "¿Por qué Picard no reacciona? Teníamos muchas razones en ese momento, pero estábamos equivocados. En general, estoy muy orgulloso del episodio". ("Captains' Logs: The Unauthorized Complete Trek Voyages", p. 189)

Casting y Personajes:[]

Producción:[]

  • El puesto científico de la Federación atacado por los Reunidores justo antes del episodio utilizaba una gran pintura escénica de fondo original de la película clásica de 1956 "Planeta Prohibido". La pintura es un paisaje planetario visto a través de la ventana de la estación. Según Michael Okuda, "Lo alquilamos. Lo vi en un catálogo y llevaba tiempo presionando a Richard D. James para que lo utilizara en la serie. Él estaba perfectamente dispuesto a hacerlo, siempre y cuando lo utilizáramos para un episodio/escenario apropiado". ("Star Trek: The Next Generation 365", pág. 129)
  • El modelo de estudio de la nave de los Recolectores era una reutilización de la "Mondor" de "Samaritan Snare".

Continuidad y Datos de Interés:[]

Créditos[]

Estrellas Invitadas:[]

Actores:[]

No Acreditados:[]

Historia y Guión:[]

Dirección:[]

Música[]

Referencias:[]

Cartografía:[]

Instalaciones de la Flota Estelar:[]

Naves:[]

Razas:[]

Enlaces Externos[]

Notas al Pie[]

(1) Las fechas de emisión y rating/ranking corresponden a Estados Unidos

Episodio Anterior: Star Trek: The Next Generation Episodio Siguiente:
The Price Tercera Temporada The Defector
Advertisement