Memory Alpha
Advertisement
Memory Alpha
19 895
páginas


Zero era un Medusano que vivió a finales del Siglo XXIV. Al igual que otros medusanos, Zero era una forma de vida no corpórea basada en la energía y, como tal, se identificaba como sin género, ya que carecía de cuerpo.

Como medusano, Zero poseía poderes telepáticos y a menudo decía lo que pensaban los demás, con o sin su permiso. También tenían la aptitud natural de su especie para la navegación, aunque hasta que encontraron el Protostar, nunca habían pilotado una nave estelar. (PRO: "Lost and Found")

Biografía:[]

Primeros Años:[]

Siendo parte de un grupo de medusanos que abandonaron su mundo natal mucho antes del Siglo XXIV para explorar la galaxia, Zero fue secuestrado de su mente colmena por esclavistas Kazon mientras exploraban un planeta. (PRO: "Preludes")

Zero fue comprado por El Adivinador y retenido en la colonia penitenciaria de Tars Lamora, donde otros esclavos eran obligados a mirar al medusano sin protección para lavarles el cerebro. Zero consiguió escapar y crear un traje de contención improvisado para poder interactuar de forma segura con las formas de vida corpóreas. Se convirtió en un luchador rebelde conocido como "Zero Fugitivo". En 2383, Zero ayudó a su compañero de prisión Dal R'El a tomar posesión de la recién descubierta USS Protostar. (PRO: "Kobayashi", "Lost and Found")

USS Protostar:[]

Cuando la tripulación regresó a Tars Lamora para liberar a los demás prisioneros, para evitar que El Adivinador volviera a hacer daño a nadie, Zero se reveló a El Adivinador, volviéndolo así loco. Por desgracia, Gwyn alcanzó a ver el reflejo de Zero y quedó en un estado casi catatónico. Afortunadamente, Zero pudo curar a Gwyn, aunque ésta fue incapaz de recordar su última conversación con su padre. (PRO: "A Moral Star, Part II")

Sintiendo culpa por lo que casi le había hecho a Gwyn, Zero se propuso ayudarla a recuperar sus recuerdos perdidos. Aunque Gwyn experimentó flashbacks, los detalles de la última conversación que mantuvo con su padre siguieron siendo elusivos. Más tarde, cuando la tripulación llegó al puesto de avanzada de la Federación CR-721, Zero llevó a Gwyn a la Enfermería de la estación, ya que creían que disponía de mejor equipamiento. Tras colocar a Gwyn en una biocama, Zero salió. En ese preciso momento, el arma de El Adivinador se activó, y los sistemas de la estación se volvieron contra sí mismos, con múltiples sistemas funcionando mal, incluyendo las puertas de la enfermería. Atrapada momentáneamente en su biocama, que se estaba llenando de agua, Gwyn tuvo algunos destellos de memoria y pudo liberarse utilizando su reliquia. Cuando por fin Zero pudo entrar en la habitación, Gwyn anunció que lo recordaba todo, sobre todo el arma devastadora que la Constructo Viviente escondía a bordo del Protostar. (PRO: "Asylum")

Aunque la tripulación localizó el arma del Adivinador, no pudieron encontrar la forma de desarmarla. No mucho después, se toparon con un Cubo Borg inactivo. Aunque el Holograma Janeway les aconsejó encarecidamente que abandonaran la zona, citando lo peligrosos que eran los Borg, la tripulación decidió que, dado que los Borg habían acumulado conocimientos de toda la galaxia, podrían tener información sobre cómo desarmar el arma. Cuando la tripulación no consiguió obtener información directamente del vinculum del cubo inactivo, Zero se ofreció voluntario para ser asimilado, ya que los medusanos, al igual que los borg, tenían una mente de colmena. Aunque inicialmente fue incapace de resistir el atractivo de la asimilación, se salvó cuando Gwyn les recordó que ya formaba parte de un colectivo en el Protostar. De vuelta en la nave, Zero informó de que habían aprendido algo sobre el arma. Se llamaba Constructo Viviente y no podía desactivarse ni eliminarse. (PRO: "Let Sleeping Borg Lie")

Zero volvió a ejercer de oficial médico cuando Dal fue víctima de la misma misteriosa maldición de la que les habían advertido los Enderprizianos. Zero intentó encontrar una cura para esta misteriosa Enfermedad pero se vio limitado ya que no sabían exactamente a qué se enfrentaban. Tras investigar la Horca, la tripulación informó a Zero de que la escorrentía tóxica era la causa de la enfermedad que azotaba a Dal y al pueblo. Armado con esta información, Zero pudo sintetizar rápidamente una cura. (PRO: "All the World's a Stage")

Finalmente, gracias al Constructo Viviente, la tripulación del Protostar dejó de tener el control de la nave y se dirigió al corazón del espacio de la Federación, donde fue recibida por una armada de naves de la Flota Estelar. Cuando las naves de la Flota Estelar, contaminadas por el constructo viviente, empezaron a atacarse entre sí, Dal decidió que la única solución era destruir el Protostar. Cuando Pog afirmó que eso destruiría todo en este sistema solar, Rok replicó que no lo haría si programaban la nave para que explotara al entrar en Protoimpulsión. Por desgracia, como la autodestrucción estaba desconectada, habría que detonar el núcleo manualmente. Dal se ofreció voluntario para bajar con la nave, pero Holo Janeway declaró que debía ser ella la que se quedara atrás.

Mientras Zero y los demás escapaban en una lanzadera básica que Rok construyó utilizando el replicador de vehículos, la Protostar se autodestruyó en pleno salto, inutilizando el constructo viviente.

Un mes más tarde, la tripulación del Protostar llegó al Cuartel General de la Flota Estelar en la Tierra, donde se encontraron ante un tribunal de la Flota Estelar en el que se enfrentaban a varios cargos criminales, como el robo de una nave estelar de la Federación. La Vicealmirante Kathryn Janeway argumentó en su favor que los chicos lo hicieron todo en un esfuerzo por advertir a la Flota Estelar. Gracias al apasionado discurso de la almirante, todos los cargos criminales fueron retirados y aunque no se les permitió la entrada inmediata en la Academia de la Flota Estelar como esperaban, a la tripulación, con la excepción de Gwyn que había decidido ir a Solum para intentar unir a su pueblo, se les permitiría servir bajo las órdenes de la almirante como Suboficiales en entrenamiento. (PRO: "Supernova, Part II")

Intereses personales:[]

Zero disfrutaba con frecuencia de un programa de Holocubierta de misterio, ambientado en un faro, que comenzaba cada vez con la recepción de una carta a medianoche. La carta revelaba el objeto del misterio y proporcionaba la primera pista para descubrirlo. A continuación, se les guiaba por una serie de enigmas que debían resolver para resolver el misterio. (PRO: "Ghost in the Machine")

La voz de Zero la puso Angus Imrie.

Enlaces externos:[]

Advertisement